Publicado el: Mié, 6 Ene, 2021
Opinión

…Y a pesar de todo

Fotografía. Leonor Montañés Beltrán.

Por mucho que vengan pandemias para manejarnos la vida y toque con su mano asesina el tiempo vacío que cambia todo aquello que siempre tuvimos; por mucho que el miedo se imponga y juegue con la libertad y enfrente al que tiene con el que no tiene y castigue a la mala condición y a veces a la buena, por mucho que la verdad duela y se siga viendo la viga en el ojo ajeno porque nos ciega la paja en el ojo que no sabe mirar. Y por mucho que las malas lenguas se vendan al precio de intereses creados. Y por mucho que corra el tiempo, que va a galope tendido, y nos envejezca la piel y nos sacuda las manos y nos maquille el pelo del color grisáceo de la senectud. Y aunque la muerte tenga prisa y desnude la vida de los que queremos. Y  aunque la tristeza señale el camino y nos lleve consigo por los derroteros de la infelicidad.

Soledad por mucho que la soledad nos acompañe y se quede con nosotros a comer, a vivir, a dormir y a morir.

Por mucho que la gente ladre pero por cobarde apenas muerda, por mucho que ya no me queden palabras en las manos para brindar por nada, por mucho que en playas descalzas se ahoguen tantos animales, y se mueran personas que vienen huyendo de donde la miseria los ha señalado. Y aunque la risa de un niño dibuje en mi alma una hermsa canción. Y aunque haya poemas con faltas de ortografía, romances y sonetos cojos y tumbas abiertas y tumbas cerradas con cuerpos encalados de ideales distintos.

Libertad, por mucho que la libertad nos atrinchere y amarre las manos luchado, cantando, soñando y gritando por la libertad.

Por mucho que aquí la esperanza sea un lujo para el inocente, por mucho que la humanidad se apague incongruente por su falta de humanidad.  Y por mucho que el silencio se calle y nos de calambre en las entrañas.

Por mucho que se empeñe la vida a mí no me impide llenarme de vida por tu ilusión. Por esa ilusión que derraman los dos faros que son tus ojos, los faros que a mí me iluminan, me guían, me avisan, y me hacen feliz. Por esa ilusión que si es tu ilusión es entonces también mía. Porque así, ilusionada, te veo nerviosa y contenta y llenando esos once años con la magia que tiene que sigas soñando y tapando este absurdo periplo que es la realidad.

Y por eso a pesar del frío me abrigo con la luna que abre tus labios. Y por eso mi rubia me como las penas que ya ni recuerdo cuando te veo con un libro abierto, pequeña quijote, buscando aventuras allí donde siempre tu padre las buscó…y las encontró. Y sigue buscando, y sigue encontrando.

La ilusión es mi niña envolviendo un regalo con forma de libro. A pesar de todo.

Sobre el autor

Enrique Rojas Guzmán

- Una opinión no es válida hasta que se compara con otra.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>