Publicado el: vie, 1 Abr, 2016
Xdesactivadas

‘Colorín Colorado’, este sueño se ha acabado

La Plaza del Rey. Pasado y futuro.

La Plaza del Rey. Pasado y futuro.

Un repaso a los temas más debatidos en El Ojo Crítico durante los primeros meses de 2016.

Después de las fiestas viene el monstruo de todos los años: la cuesta de enero, aunque en los tiempos que corren se prolongue durante 365 días. Aunque unos más que otros, para muchos cada mes es un verdadero quebradero de cabeza.

Esto se completó con la sorpresa de la tala de varios árboles de dentro del recinto de la Policía Local. Nos asombra que sea legal la tala de árboles -sin razón de peso y permiso previo-, teniendo en cuenta que la Junta de Andalucía la ha sancionado en diversas fincas durante los últimos años, con multas que van desde 30 céntimos a 300 euros por unidad. No pudimos evitar preguntarnos donde está el Seprona y si le fue notificado.

¿Qué daño hacían esos árboles? ¿Por qué a unos se les prohíbe y a otros no?

Y hablando de árboles, fue muy debatida entre los miembros del grupo la remodelación de la Plaza Rey. Según la fotografía de lo que se quiere hacer, no se conservarán. ¿Quitarán sus arboles y palmeras tras tantos años en dicha plaza? Muchos creemos que sería un crimen por la sombra y la vida que insufla a su alrededor esta arboleda, desgraciadamente mermada con cada arreglo. Era una característica de la Plaza del Rey.

Aparcamiento en 'El Alberto'.

Aparcamiento en ‘El Alberto’.

Hay decisiones que no entendemos. Los vecinos de la zona conocida como ‘El Albero’ llevaban años reivindicando el asfaltado de este aparcamiento usado principalmente para la Feria y que se convierte en un verdadero fangal durante el invierno. No solo no lo han arreglado, sino que han habilitado otro que existe cerca provocando el doble de problemas, con más socavones que un campo de minas y entrada frente al paso de peatones.

A veces llega el remedio después de que reventemos. Es lo que les pasó a Soraya y su hijo, que tras meses sin acudir al colegio por agresión física y psicológica y agotar todos los recursos ‘formales’, acudió a la prensa y a las redes sociales donde, lógicamente, alarmó a mucha gente. Fue entonces cuando el niño pudo ingresar en un nuevo centro para tranquilidad de su madre, que desgraciadamente se vio obligada a actuar ‘a las malas’.

El estado de algunas aceras.

El estado de algunas aceras.

Continúan las papeleras sin vaciado en varios días, zonas verdes descuidadas y ciudadanos incívicos que arrojan la basura en el primer sitio que se encuentran. Es precisamente lo que ocurre en la zona del Albero junto al Parque Natural, donde llegamos a encontrarnos, incluso, un frigorífico. Ya que su ex-dueño debió de coger el coche, ¿qué más le daba llevarlo al punto limpio? No faltan las aceras rotas con señales caídas que, al menos, tras denunciarse en el grupo encontraron solución. Parece que algunas cosas mejoran aunque el ‘pique’ entre partidos continúa con el doble discurso de lo que hacían en la oposición frente a lo que hacen en el gobierno y viceversa.

Durante esta época también nos enteramos una desgracia relacionada con nuestro Patrimonio. El Cementerio de La Casería perdió su muro nordeste pese a ser un Bien de Interés Cultural. Justo cuando La Isla se vanagloriaba de sus 250 años de historia y sin que nadie se haya hecho cargo hasta ahora, cuando ya es tarde. En menos de 24 horas barrió las redes sociales llegando a la cifra de 10.000 personas indignadas con el desplome. ¿Qué será lo próximo, la Casa Lazaga? Para rematar en este sentido, nos enteramos de que el Monumento a la Libertad de Expresión ubicado en la confluencia de las calles Real y San Marcos fue víctima de un acto vandálico, con uno de sus pies descolgado y el otro arrancado a la altura del tobillo. No es la primera vez pero aun no entendemos la causa ¿aburrimiento? ¿costumbre? ¿protagonismo?

El Patrimonio volvió a estar de actualidad en febrero tras saberse que había ocupas instalados en el Real Carenero. Tres millones de euros invertidos en su restauración y ha quedado para eso.

También durante este mes compartimos las quejas de un ciudadano isleño que buscando aparcamiento por su zona de trabajo, vio dos moticletas ocupando zona azul. Según la ley, dichos vehículos no deben pagar ticket, pero esto es algo injusto cuando su tamaño las obliga a abarcar lo mismo que abarcaría un coche, ahora sí, pagando. Pensamos que las soluciones sería habilitar zonas específicas para motos, por un lado, y sobre todo que el ciudadano piense más en sus vecinos.

La calle Real en Carnavales.

La calle Real en Carnavales.

Los Carnavales, cambiando de tercio, se centraron principalmente en el parque Almirante Laulhé. Muchos miembros se quejaron por la pena que les producía pasear por una calle Real triste y vacía, sin gente, papelillos ni serpentinas. Tampoco agradó a los comercios pues consideraban que la fiesta podría haberse repartido como siempre se ha hecho. Ni siquiera en la famosa ‘plazoleta de las vacas’ había nada pese a ser uno de los antiguos núcleos del Carnaval isleño.

Aunque peor parado salió otro empresario isleño y por motivos bien diferentes. Un hombre que vio un anuncio que aseguraba que San Fernando era un buen lugar para invertir… y se lo creyó. Cogió sus ahorros y sus sueños y se vino a La Isla para montar una vinoteca, negocio que aquí no prolifera. Pero al cabo de los días recibió la visita de la policía debido a la denuncia de un vecino debido al “jaleo”. Y eso que el establecimiento cerraba a las 22:00 horas como muy tarde. ¿Basta la denuncia de este vecino para vetar a este empresario cualquier evento que realice como realizar catas o descorchar una simple botella para el maridaje? Para solucionar el problema por la ‘vía legal’ tenía que solicitar una nueva licencia, esta vez de bar, pero ejecutando antes una obra de insonorización completa y costeada por él. Pensamos que la ley es demasiado estricta. No todos los bares son iguales, no todos tienen música o son discotecas como en este caso, cosa que verificaron los agentes al llegar allí. Sin embargo, aun quedan bares acogidos a leyes antiguas que ni siquiera obligan a adaptar los establecimientos a personas con movilidad reducida.

¿Para cuándo una ordenanza ajustada a las circunstancias de cada negocio?

Esperemos no se repita la historia de este ciudadano que creyó, soñó y acabó arruinado. ‘Colorín Colorado’, este sueño se ha acabado.

Sobre el autor

Opinión del lector

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>