Publicado el: Lun, 22 Mar, 2021
Opinión

Sueños de Semana Santa

Serán unos días tristes, tan tristes como los que hemos dejado atrás desde que aprendimos el significado de dos palabras que nunca deberían haber sido pronunciadas por nuestros labios: pandemia y Covid. Los seres humanos nos creíamos poderosos y que cualquier problema surgido en nuestra vida sería vencido por la tecnología, las investigaciones y por nuestros dirigentes. Si éramos capaz de enviar a Marte un robot para estudiar aquel planeta, igualmente daríamos con la solución en corto plazo para esa impertinente y molesta pandemia que había interrumpido nuestras placenteras vidas. Pecamos de soberbia y no ha sido así.

Hace un año, cuando comenzó este terremoto sanitario, personal y laboral, perdimos –entre otras muchas cosas valiosas– una Semana Santa de nuestra vida, y lo asumimos con resignación y entereza cofrade. Nos consolábamos con la idea de que un año pasa con rapidez y manteníamos la esperanza de que todo volvería a sus cauces en 2021. A pesar de la mochila de dolor que llevaremos por mucho tiempo a nuestras espaldas, soñábamos en una Semana Santa como las de antes. Pero el paso de los días nos llenó de decepciones sanitarias y vacunales y nos sumió en la realidad de otro año sin procesiones.

Soñábamos cómo sería una nueva salida de nuestra hermandad, aquella en la que llevábamos años sin faltar a su cita en el día más importante del cofrade. Aquella que nos llena de recuerdos de la infancia, añoranzas familiares, ritos, olores y sabores únicos, de primavera recién estrenada.

Soñábamos con una mañana soleada en nuestro barrio, nerviosos de lo que ocurrirá aquella tarde, ilusionados como niños en vísperas de Reyes. Volteos de campanas en las espadañas y torres de los templos: alegres en la Pastora; protocolarios en la Iglesia Mayor; estudiantiles y formales en el Cristo; castrenses en San Francisco; carmelitanas en el Carmen; marineras en la Casería; sonidos bazaneros, ardileños y parqueños llamando a rebato.

Soñábamos con cargadores con su almohada bajo el brazo dirigiéndose a hacer su faena bajo las andas, capataces que nombraban a sus hombres junto a los muros de los templos. Juntas de Gobiernos y hermanos enchaquetados como requiere la ocasión con emblemas y lacitos en la solapa. Sonrisas, abrazos y deseos de suerte para una buena salida procesional.

Soñábamos con los preparativos de una larga y a la vez corta semana. Con el roquete planchado del niño que sale por primera vez de monaguillo, con la túnica dispuesta sobre la cama, con las almohadas y los pañuelos blancos que recogerían los sudores del esfuerzo, del trabajo bien hecho y por qué no decirlo, del arte en los andares y mecíos de las andas procesionales.

Soñábamos con los olores que luego se convertirían en sabores de la canela, el clavo y el limón, hechos roscos, torrijas y arroz con leche en los amorosos fogones de la madre y de la abuela, y cuyos aromas llevaríamos impregnados en los sentidos camino del templo.

Soñábamos con el primer rezo al cristo o a la virgen al entrar en el templo revestido de túnica o con la faja apretada y el pañuelo en la frente. Con las nubes de incienso, con la cera ardiente en tímidas llamas, con las flores de los palios, con las nobles maderas de los pasos.

Soñábamos con los pasionales sones de las bandas, con saeteros de voces quebradas, con la primera Cruz de Guía, con el respeto del público presenciando el paso de la hermandad, con la penitencia descalza…

Con todo eso soñábamos…vana esperanza. Aquellos sueños cofrades que soñábamos no se cumplirán este año. Seguiremos inmersos en este dolor pandémico y solo nos quedará rezarles a esos mismos cristos y vírgenes de nuestros amores para que nos conforten y ayuden a salir de este gran dolor.

Sobre el autor

Alberto Salas Sánchez

- Alberto Salas Sánchez, es autor de los libros Cargadores de la Isla, (Historia, tradición y anécdotas) y Anecdotario comentado de Semana Santa. Ha ejercido como cargador durante 26 años perteneciendo a las Cuadrillas de Nicolás Carrillo, Mater Amabilis y Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC). En la actualidad es capataz de la JCC.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>