Publicado el: sáb, 13 Abr, 2019
Opinión

A mi modo de ver la carga isleña de hoy

Paso de Redención, cargadores de la JCC.
Foto Antonio Quintero.

Tengo cumplidos cincuenta años y fue el año pasado cuando despegué definitivamente mi alma cofrade de la “almohá”, muchos años de carga donde cada una de ellas han quedado marcada en mi memoria, en mi corazón.

Recuerdos de aquel pequeño, que con cuatro maderas mal “clavás” con puntillas, que cada uno de aquellos niños traían del viejo cajon de herramientas de nuestros padres, construiamos nuestro paso y en sus tres travesaños, amarrabamos nuestras almohadas que no eran otra cosa que viejos cojines que ya estaban “jarto roá” por el tresillo de casa.
Todos soñábamos con ser cargador de la Isla…
Hoy, recordaba con algunos jóvenes algunas vivencias bajo un misterio y también un palio, aquellos “mecios”, aquellos quietos, aquel antiguo paso del Huerto, aquella pequeña puerta de la Pastora donde en su salida, parecía que el olivo se troncharia, cosa que nunca ocurrió, aquella calle ancha…, aquella “recogía”.
Era la carga de la Isla, la nuestra y en la que en la “madrugá” del Jueves Santo, se mostraba a cargo de la alta escuela de lis cargadores del Nazareno y su madre la Lola.
Vais a perdonar a este viejo cargador, espero que lo hagáis porque hoy no he vibrado con la carga, hoy he llorado interiormente de impotencia y coraje, hoy el escalofrío, el nudo en la garganta y el ole no han brotado en mi y no lo ha hecho porque no he sentido lo que hay que sentir, hoy he visto a mi Señor del Huerto muy triste, donde ni las notas más alegres de su marcha han podido alegrar el cansino paso con el que precesionaba, a mi Gracia y Esperanza no la ha refrescado el vaivén de su palio, sus varales han quedado tan adormecidos que han quedado anclados como si estuviesen soldados a su mesa, silenciado al mismo tiempo ese soniquete que eran las caricias de sus caireles…
¿Innovación?, ¿Solemnidad?…
Nuestra carga es tan nuestra como sus imágenes, es algo que nuestros mayores nos legaron, es del pueblo y un mecío nunca será una falta de respeto, ni un cachondeo como quieren hacernos creer los que poco a poco están cambiando nuestra forma de cargar, aquella con la que transmitiamos al pueblo emoción y con la que el pueblo a través de sus aplausos transmitían fuerza y entusiasmo al cargador.
Es un sentir y así lo quiero expresar, es mi sentir y aunque ese sentir hoy viendo a mi hermandad en la calle haya llorado, Respeto a todos aquellos que piensen y sientan la forma de cargar de hoy en día.
Como dije al principio, espero que me perdoneis, tan solo soy ese viejo y antiguo cargador que quería soñar sintiéndose aquel niño que un día se metiò en aquellos benditos palos hecho con cuatro tablas y mucho corazón.

Me quedaré viviendo de mis recuerdos, lo de hoy ni se asemeja a lo que fué.

Javi Bonet

Sobre el autor

Opinión del lector
Mostrando 1 comentario
  1. Avatar Sin acritud. dice:

    Quizás sea eso, la edad. Respetable, pero con 50 años que dice usted que tiene, su opinión sesgada solo se basa en lo vivido. Usted ha vivido la creación, el desarrollo, el apogeo y, quizás, el declive de la JCC. Una asociación necesaria para la Isla pero que no ha sabido gestionar bien su progresión. Sus “antiguos” asociados se han erigido como únicos valedores de una “falsa carga tradicional isleña”. Incluso aluden a antiguos e ilustres capataces para reivindicar un estilo que ellos mismos reinventaron. Adquiriendo un protagonismo que para nada tiene que ver con la auténtica vida cofrade.
    El cargador no debe ser mas que un trabajador que cumpla con su oficio de principio a fin de manera impecable. El estilo de carga debe ser dirigido por la hermandad. El capataz solo debe guiar los pasos en la calle y cuidar de su personal durante todo el año para que llegado el momento el compromiso sea máximo.
    El patrimonio de las hermandades crece gracias a sus Juntas que gestionan los vienes de la forma mas productiva. Con las cuotas mensuales y demás deben garantizar, no solo que “el paso salga” sino que, durante todo su mandato la hermandad realice todas y cada una de las actividades que le corresponde así como practicar, proyectar y dar testimonio de fe cristiana.
    A mi modo de ver, la JCC ha perdido esa visión de ir a hacer un trabajo, que lo ha hecho y la mayoría de las veces con buen resultado (el paso sale y entra), y por el contrario se ha ido desviando hacia la errónea idea de creerse imprescindibles enarbolando una bandera de “carga tradicional isleña” que no les pertenece porque la tradición no es de nadie, la tradición es de todos. Antes que la JCC ya salían los pasos a la calle y volvían a sus iglesias… Al principio supongo que serían auténticas mudanzas y los pasos eran “mesas adornadas”… Templetes, parihuelas, palos longitudinales… ¿Eso no es tradición? Si, pero se ha ido evolucionando, porque es el patrimonio de la hermandad y la hermandad hace lo que mejor cree. En su día alguien decidió que su virgen saliera en paso de palio, otro que los palos fueran transversales, etc. Los pasos se doran, los atributos se mejoran, las imágenes se restauran y se busca una imagen ensalzadora de las mismas… ¿Por que no pueden hacer lo mismo las hermandades con la forma de portar sus titulares?
    ¿Por cuestión de gustos? ¿Por tradición?
    Las hermandades son soberanas y son sólo ellas las que eligen y exigen la forma de carga a quien se preste a cargar.
    Todo lo demás es postureo, protagonismo, folklore y demás nimiedades que para nada deben estar presentes en una estación de penitencia, en un testimonio de fe cristiana, ni en una hermandad.
    Con lo cual, bajo mi opinión, si quiere usted cambiar las cosas hacia su gusto lo mejor sería que intentara formar parte de la junta de una hermandad, trabaje por ella, no solo el día de salida, sino los 365 días, implíquese con la toma de decisiones y apechugue con el resultado. Quizás su gusto particular y el sentimiento que le produce según que cosas no tiene nada que ver con la doctrina cristiana y debiera dedicarse, como hacía de niño, seguir “jugando a los pasitos”.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>