Publicado el: mié, 5 Dic, 2012
Opinión

Vigilados

Hace pocos días leí un artículo que me llamó mucho la atención.

Al igual que hace ya algunos años hubo una gran polémica por la instalación de cámaras de vigilancia en las calles de ciertas ciudades, el artículo del que os quiero hablar es algo parecido, y auguro otra nueva polémica acerca de la violación del derecho a la intimidad de las personas.

El tema en cuestión es el siguiente:

Imagino que, debido al descenso en las ventas de ropa, complementos y demás, alguien ha tenido la brillante idea de inventar el “EyeSee”, que traducido resulta, después de Cádiz… perdón,  el ojo que mira, o lo que es lo mismo, una nueva forma de…. vigilancia??

A causa de la crisis y del descenso en las ventas, las marcas de moda ya no saben que hacer para aumentar sus beneficios.

Pues bien, una empresa italiana, con nombre de medicamento para el estómago (ALMAX), está comercializando desde el pasado diciembre, un maniquí cuya función no es otra que la de vigilar a todo aquel que pase cerca de él.

No es más que otro maniquí con la apariencia normal de siempre, ya sabemos, cara inexpresiva, cuerpo enclenque….pero que incorpora una cámara de vídeo instalada en uno de sus ojos que recoge información para el posterior estudio de las necesidades de los clientes.

La cámara usa un sistema de reconocimiento facial, y es capaz de recoger datos tan precisos como edad, sexo e incluso raza.

El “muñequito” en cuestión tiene un precio muy asequible, (ja, ja, ja ) ronda los 4.000€ y ya lo están usando en Estados Unidos y en tres países europeos.  La verdad es que creo que no quiero saber que tiendas lo tienen ya….

Y tras seguir leyendo dicho artículo descubrí, que además de las cámaras en los ojos, dicha empresa, también está pensando e incluso probando ya, la idea de incorporar a los maniquíes oídos, para poder también escuchar los comentarios de los clientes.

Y es aquí donde llega la polémica o el miedo, según se mire, porque ya no sé si en las tiendas habrá maniquíes o me voy a encontrar con el muñeco diabólico….

Por lo visto, dichos maniquíes, no almacenan información (…), ya que los minoristas que lo quieran usar deben disponer de licencia de Tv de circuito cerrado.

La verdad, después de leer el artículo completo, entre que en las tiendas las tallas son ridículas, ( al parecer las mujeres con curvas vamos desnudas por la calle )y que ahora ya no sabemos si los maniquíes nos miran y nos escuchan… se me quitan las ganas de ir de tiendas!

A partir de ahora cuando me entren ganas de ir de compras he decidido que en lugar de saludar al dependiente/a, saludaré al maniquí con una gran sonrisa para salir en el vídeo, y si echo algún sapo por la boca porque la tienda no tiene mi talla, estaré tranquila, seguro que con la música tan bajita de fondo y relajante de más de una, el pobre maniquí no será capaz de escucharme.

Así que amigos/as, ya sabéis, hay que estar siempre estupenda porque nunca se sabe quién puede estar mirando…..

 

 

 

Lorena Díaz Cruz

Diseñadora de Moda y Personal Shopper.

Sobre el autor

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>