Publicado el: Mié, 24 Jun, 2020
Actualidad

El gran narco “El Pantoja” custodiado en la Comisaria de San Fernando tras su detención

Última hora. 25/05 a las 15:50 horas.  El Detenido J.M.H.H fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 5 de Algeciras, tras tomarle declaración, el magistrado juez titular del citado juzgado ha decretado su ingreso en prisión.

 

“El Pantoja”, Jesús Heredia, se encuetra desde la tarde de hoy miércoles 24 custodiado en la Comisaria de San Fernando tras su detención en un restaurante italiano en Chiclana de la Frontera.

El último gran narco del Campo de Gibraltar, El Pantoja, ha sido detenido por Agentes de la Brigada Central de Estupefacientes en un restaurante en Chiclana de la Frontera encontrándose, desde esta tarde, a disposición judicial en las dependencias de la Comisaría de la Policía Nacional de San Fernando.

El Pantoja, presumiblemente el cabecilla del clan LOS PANTOJAS estaba en busca y captura dentro de varios procedimientos judiciales, se encontraba con su familia (mujer e hijos) comiendo en un restaurante italiano en la localidad vecina de Chiclana de la Frontera. Heredia quien se incorporó en última instancia al restaurante fue reconocido por mantener sin alteraciones su aspecto físico. No opuso resistencia ni llevaba arma en su poder.

El pasado 25 de mayo agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Guardia Civil, desmantelaron una de las organizaciones más activas del Campo de Gibraltar dedicada a introducir hachís, procedente de Marruecos, en las costas andaluzas para posteriormente distribuirlo por Europa. Detuvieron a sus 36 integrantes, pertenecientes a un clan conocido como Los Pantojas, incautando más de cuatro toneladas de sustancia estupefaciente. Asimismo, se llegaron a realizar 18 registros, en los que se han intervenido 19 vehículos, nueve embarcaciones semirrígidas, de recreo, pesquera y motos acuáticas, dos armas de fuego (un subfusil y un arma corta) y dinero en efectivo. Se les imputaron los delitos de pertenencia a organización criminal, contra la salud pública, contrabando, falsificación de documentos y robo/uso de vehículo a motor. Asimismo, se intervenio numeroso material electrónico, de telefonía y náutico.

Y hoy miércoles 24 de junio se ha procedido a la detención del presunto cabecilla del clan LOS PANTOJAS en la ciudad vecina de Chiclana de la Frontera y será custodiado en la Comisaría de Policía Nacional de San Fernando hasta pasar a disposición judicial.

 

Investigación

La investigación se inició en abril de 2109 cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización que, presuntamente, estaba introduciendo hachís procedente de Marruecos en España, a través de las costas andaluzas, para luego distribuirlo por Europa.

Fruto de las primeras pesquisas, los investigadores constataron que a la cabeza del grupo se encontraba un viejo conocido por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, apodado El Pantoja. Esta persona, vinculada con el narcotráfico desde su juventud, habría escalado puestos y llegado a convertirse en el hombre de confianza de un narcotraficante huido de la justicia y conocido como El Messi del hachís , para el que realizaba labores seguridad y logística.

 

Un clan formado por varios grupos que actuaba a modo de cooperativa

La organización funcionaba a modo de cooperativa y, además, sus miembros no dudaban en ejercer la violencia para escapar de la acción policial. El clan estaba conformado por varios grupos que interactuaban para llevar a cabo los alijos. Por debajo del cabeza de la organización se encontraba su lugarteniente, quien supervisaba bajo la dirección del primero las labores que se llevaban a cabo tanto por tierra como por agua.

A cargo de las labores de tierra se encontraba, a su vez, otro responsable; su misión era la de encargarse de las collas (cuadrillas de porteadores), los conductores y vehículos usados para el transporte, y de los puntos (encargados de la seguridad), así como de la custodia de la droga en las “guarderías”. Por otra parte, de las labores de agua -embarcaciones, logística necesaria, tripulación y seguridad- se encargaba directamente el lugarteniente del Pantoja apoyado por dos hermanos. Para esto último, establecían puntos en el mar con embarcaciones, lo que les permitía controlar la presencia de embarcaciones policiales.

 

Los alijos diurnos eran de media tonelada de hachís; los nocturnos, de una a tres toneladas.

La organización tenía dos maneras de introducir el hachís en la costa, de día y de noche. En las horas diurnas realizaban los alijos en embarcaciones de recreo y aprovechaban los fines de semana -cuando hay más trasiego de estas embarcaciones- para alijar. En cada alijo introducían, aproximadamente, media tonelada de droga. En las horas nocturnas, y preferiblemente de madrugada, introducían la droga en potentes embarcaciones semirrígidas, conocidas como gomas, portando de una a tres toneladas de hachís.

Sobre el autor

Redacción

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>