Publicado el: Dom, 4 Ene, 2015
Opinión

Muchos nombres para un cementerio en ruinas

Cementerio 1

Frontón del Cementerio.

Hay en San Fernando, a orillas de la Bahía de Cádiz, muy cerca de la llamada Casería de Ossio, un viejo cementerio abandonado pero lleno de historia y de héroes. Es otro ejemplo del patrimonio histórico de San Fernando que se cae a trozos mientras miramos. Hoy día este camposanto es un sitio histórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC) desde que la Junta de Andalucía lo incluyó en el ‘Legado Patrimonial de los Lugares de las Cortes y la Constitución de 1812’ con el nombre de Cementerio de los Ingleses. Pero no solo eso, la Junta de Andalucía también lo ha incluido en el ‘Mapa de las Fosas de las Víctimas de la Guerra Civil y Posguerra’.

Pero no nos engañemos, tales cosas significan muy poco. La realidad es que los viejos muros se desmoronan día a día, y los escombros y las basuras proliferan en proporción directa al incivismo de algunos. Y nos tememos que así sigan las cosas mientras las autoridades civiles y militares, y nuestros representantes políticos, no sepan cómo alinear las competencias de tantas administraciones con los intereses de muchos ciudadanos. Para la gente no es fundamental saber si es Defensa, o la Junta, o el Municipio, o los gestores del Parque Natural, los de Costas, o los del Plan Litoral los que tienen que intervenir, o son todos a la vez. Es probable que lo que mucha gente quiera —simplemente porque es otra singularidad que añadir a la ciudad— es que el llamado Cementerio de los Ingleses se recupere para San Fernando. Para esas cosas elegimos a nuestros representantes, para que piensen, propongan, hagan y rematen, en lugar de poner excusas y acusar a los diablos de Sevilla o Madrid de pinchar con sus tridentes a los isleños… Ya somos mayorcitos como para soportar la misma excusa día tras día. Ni en Sevilla ni en Madrid, ni en San Fernando hay diablos, lo que hay son hombres incapaces de rematar los asuntos de la Isla.

Es un cementerio extraño. Por no tener, no tiene cruces, ni lápidas, ni tumbas, ni capilla, ni mausoleos… Sólo tiene un muro y un pórtico singular. Tampoco tiene un nombre determinado. La falta de historiografía para este camposanto ha propiciado que, según el criterio que utilicemos, se le denomine de una forma u otra.

Por su origen y dependencia administrativa debería llamarse Cementerio del Hospital de San Carlos, o simplemente de San Carlos. Ese es su origen, un camposanto asociado al hospital que se estableció en el convento de los Franciscanos de la Población de San Carlos. Ocurrió en febrero de 1809 y se dotó inicialmente para atender sanitariamente a los franceses prisioneros en los pontones. Al mismo tiempo se acotó y amuralló un solar de 87 por 32 metros en la playa de la Casería para enterrar a los prisioneros fallecidos en el nuevo hospital, para los españoles caídos en la defensa de las Islas Gaditanas y, en general, para los fallecidos en la población militar. Desde octubre de 1812, los del Arsenal de la Carraca también fueron enterrados en nuestro cementerio.

Por su ubicación geográfica podría llamarse Cementerio de la Casería de Ossio o de la playa. La procedencia de los finados también ha propiciado otras denominaciones válidas: Cementerio Militar, Cementerio de los Franceses, de los Ingleses o de los Soldados.

Cementerio de los franceses porque, como ya se ha dicho, los primeros pacientes del nuevo hospital de la Población de San Carlos y, en consecuencia, los primeros fallecidos y enterrados en este camposanto, fueron franceses apresados tras las batallas de la Poza de Santa Isabel y Bailen. Todos ellos enfermos que procedían de las prisiones flotantes que se fondearon en mitad de la Bahía de Cádiz.

Hay quién lo denomina Cementerio de los Soldados, porque militares eran los residentes en la Nueva Población de San Carlos, y los pacientes atendidos y fallecidos en su hospital también lo eran. Téngase en cuenta que durante el siglo XIX, la Isla de León soportó un elevado número de tropas, tanto acantonadas como en tránsito hacia ultramar. Por tanto, militares enfermos, heridos, epidemiados, accidentados o ajusticiados no le faltaron al Hospital de San Carlos, todos ellos potenciales usuarios del cementerio que nos ocupa.

Cementerio Militar es como lo cita José Casado Montano en su trabajo “Trigo Tronzado”, donde describe la represión fascista en San Fernando durante la Guerra Civil y posguerra.

Cementerio 2

Una vista lateral de la portada.

Sin embargo, la denominación que ha tenido más éxito —y la menos afortunada porque posiblemente nunca se inhumara un solo inglés en su solar— ha sido Cementerio de los ingleses. Debió ser creencia popular que en él eran enterrados estos aliados fallecidos en defensa de la Isla durante el asedio napoleónico de 1810 a 1812, pero muy posiblemente es errónea. Los ingleses fallecidos en los hospitales que establecieron en la Isla se enterraron, hasta 1813, en una zona específica del cementerio de Casa Alta.

Podríamos considerar oportuno que pasara a la historia como Cementerio de los Franceses. Sería un postrer desagravio a los primeros enterrados en este cementerio en febrero de 1809, por los enormes sufrimientos que padecieron en su cautiverio. Las autoridades españolas no cumplieron con las condiciones pactadas en la rendición francesa tras las batallas de la Poza de Santa Isabel y Bailen. Nunca encontraron la manera, la voluntad o la oportunidad de repatriar los prisioneros a su país y mientras duró la guerra permanecieron en cautividad. Primero, enclaustrados en pontones insalubres, anclados en mitad de la bahía de Cádiz, donde padecieron enormes penurias y enfermedades atroces. Faltos de agua, comida y atención médica, una inmensa mayoría murió y un número indeterminado de ellos fueron enterrados en el Cementerio de los Franceses entre febrero de 1809 y febrero de 1810. En la primera mitad de 1809 los más afortunados fueron deportados a las Islas Canarias, pero más de cinco mil prisioneros franceses acabaron en el islote balear de Cabrera donde continuaron sufriendo un verdadero calvario. Una infamia histórica que ha permanecido prácticamente oculta en España hasta hoy mismo (Lourdes Márquez Carmona recupera estos vergonzosos episodios históricos en “Recordando un olvido: Pontones Prisiones en la Bahía de Cádiz. 1808-1810”) Por eso creemos que es una muestra de generosidad (a pesar del inhumano comportamiento que demostraron las tropas del general Dupont a su paso por Andalucía) que este cementerio recordara de alguna manera el sufrimiento de los prisioneros franceses.

Cementerio 3

La maleza se incrementa frente al Camposanto.

Pero la realidad de los datos es que nunca tuvo un nombre determinado. Los documentos primarios siempre lo citan —cuando lo citan— como cementerio o camposanto del Hospital de la nueva Población de San Carlos, extramuros de la Real Isla de León. No hay nombre oficial para este cementerio isleño. Lo más cercano a la realidad sería, por tanto, nombrarlo Cementerio de San Carlos.

Decir que las viejas piedras de un cementerio están ligadas a la muerte no es decir gran cosa… pero en este caso, creemos que sí, que sus primeros muertos (los maltratados prisioneros franceses) y posiblemente sus últimos muertos (asesinados en la Guerra Civil) tienen una trágica historia que debería ser recordada y mantenida. Y nada mejor para ello que esos viejos muros, adecentados y en pie.

Por eso hemos iniciamos estas notas, para recordar y para intentar que la ciudad de San Fernando no pierda otra parcela de su memoria. No son las piedras en sí, son las historias que atesoran y que enriquecen el alma de la ciudad. Los muertos lo merecen, máxime si muchos de los que allí reposaron dieron su vida en la Guerra de la Independencia, defendiendo los paisajes de su niñez, las historias de sus mayores o las tradiciones de su pequeña aldea. Muchos de los enterrados en este cementerio murieron por una patria que compartieron con nuestros abuelos, y posiblemente haya otros muertos en sus alrededores que nunca debieron estar allí, porque los mataron sin otra excusa que la de disentir. También por ellos hay que recordar… y por ellos deberíamos mantener en pie el viejo cementerio.

Miguel Ángel López Moreno

Sobre el autor

Patrimonio la Isla

- Patrimonio La Isla es la mejor manera de acercarse al tesoro artístico y cultural del pueblo isleño gracias al entusiasmo de un equipo multidisciplinar particularmente comprometido con la investigación, la difusión y la concienciación ciudadana en torno al mismo.

Mostrando 8 comentarios
  1. Lourdes Marquez dice:

    Muy interesante tu artículo Miguel Angel. Cuanto patrimonio hay olvidado en la Isla que no está puesto en valor y que sería fuente de ingreso a través del turismo. Fundamental conservar para ello, los Polvorines de Fadricas, el embarcadero, el lazareto,etc. Tú lo sabes bien porque eres un gran conocedor de la zona y lo demuestras en tu magnífico libro de “La Heredad de Fadrique”. Gracias por sacar del olvido nuevamente la historia de las tropas francesas de Napoleón presas en los pontones y en la Isla de León. Muchos desconocen el tema aunque ya empieza a saberse un poquito más!! Una de esas historias de su estancia en los cuarteles de San Carlos, las podeis leer en el último libro del Guichi de Carlos “Diteros y otras historias de la Isla”. Otro magnífico libro para conocer esas pequeñas historias de San Fernando.

  2. JAVIER JIMÉNEZ dice:

    SUSCRIBO TOTALMENTE LO QUE ESCRIBIÓ LOURDES FERNÁNDEZ. ESPERO QUE LA CONCIENCIA SOBRE EL INTERESANTE Y DESCONOCIDO PATRIMONIO DE NUESTRA CIUDAD SE FORTALEZCA Y FAVOREZCA UN DESARROLLO DE LA ZONA SIN DESMANES URBANÍSTICOS.
    EN CUALQUIER CASO MUCHAS GRACIAS.

  3. […] Este artículo se publicó inicialmente el 4 Enero 2015 en el periódico digital El Castillo de San … […]

  4. […] que ha comenzado a realizar encuentros en distintos lugares de San Fernando, además, poseer una sección en este periódico, destacan por su valor patrimonial. Su labor de investigación, difusión y […]

  5. […] ramas de la Cultura se dieron cita, además de los ya citados moderadores: la maestra Paula Valero, Miguel Ángel López Moreno (‘La Heredad de Fadrique’), Elena Martínez, Dra. en Filología Clásica e investigadora del […]

  6. […] Es la denuncia que en menos de 24 horas ha barrido las redes sociales llegando a la cifra -por el momento- de 10.000 personas indignadas con el reciente desplome del muro nordeste del Cementerio de La Casería. […]

  7. […] soldados, tropas de marinería e incluso monjas”. Entre la zona noble, dos hileras de nichos casi desaparecidas completan un espacio que es necesario rescatar, y donde también llama la atención el […]

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>