Publicado el: Vie, 28 Abr, 2017
Opinión

El Tren Tram y nueve años de obras en el centro

El Tren Tram de la Bahía de Cádiz ya se hace ver por la calle Real. A finales de este mes de abril y después de que en julio del año pasado las unidades llegaran a los talleres y cocheras del polígono de Pelagatos. Unos talleres donde incluso se han realizado visitas para verlos y comprobar el control de cámaras, que convierten a la calle Real en un escaparate como el reality show de Gran Hermano.

No voy a poner en duda las bondades de un sistema de transporte que no contamina, como tampoco los coches eléctricos. Pero sí voy a poner en duda si el trayecto es el bueno, si la inversión ha merecido la pena y sobre todo si 9 años de obras son pocos para alegrarse ahora de que el tranvía avanza.

Cuando la apuesta de los gobiernos era soterrar los trenes que en la mayoría de las ocasiones dividían a la ciudades en dos, el ejemplo del exitoso soterramiento en Cádiz no sirvió para San Fernando, donde se apostó por meter un tren tranvía por la calle Real, desviando el proyecto previsto por la Ronda del Estero y semipeatonalizando la columna vertebral de la ciudad.

Un tren tram cuyo proyecto fue declarado nulo por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por causar indefensión a vecinos de San Fernando que perdieron sus viviendas y negocios y no cumplir el procedimiento administrativo obligado.

Quienes han podido ver otros tranvías se habrán dado cuenta que son de menor tamaño que el tren tram que pasa por San Fernando, que la separación de las vías es distinto (tipo tren-ancho ibérico) y que hasta el ancho del raíl también es más pequeño en los tranvías. Quienes prometieron tantas cosas como soterramiento de cables, enlace de la carretera de Cádiz con la Avenida de la Constitución de 1978 tras Janer, la recogida neumática de basuras, los aparcamientos subterráneos, etc. nos engañaron, porque no se ha hecho nada de eso. Por no hablar de la reurbanización de todas las calles perpendiculares a la calle Real hasta la primera intersección.

El Ayuntamiento condicionó el tren tranvía a la carretera tras Janer y aparcamiento disuasorio en la Venta de Vargas o Plaza Sánchez de la Campa. Acosafe condicionó el apoyo al tranvía con aparcamientos subterráneos en el centro, pero ni una cosa, ni otra.

Si de verdad se apuesta por la sostenibilidad ambiental y por vertebrar la comunicación de la Bahía, fantástico hubiera sido que Chiclana hubiera conectado en tren tram con Tres Caminos y allí se hubieran hecho transbordos a los trenes de Cercanías, como base para establecer la necesaria conexión ferroviaria de la Bahía de Cádiz y la Bahía de Algeciras, posibilitando la conexión con el corredor del Mediterráneo. Sobre todo, porque a San Fernando, con un servicio de autobuses que tiene alternativas en San Marcos y León Herrero y dos estaciones de tren, no le hacía falta una calle Real reservada a la prioridad del tren tram, cuando en Chiclana, no hay una sola calle reservada exclusivamente al paso del tren tram, salvo el acceso a talleres y cocheras, compartiendo las calles con el tráfico rodado de vehículos.

El resultado de eliminar la calle Real como eje vertebral del tráfico en San Fernando se traduce en otras calles cuyo pavimento se hunde y cuyo deterioro es ya mayúsculo, pues no estaban preparadas para tanto paso de vehículos. Se traduce en la pérdida de un espacio para la ciudadanía y para los numerosos actos celebrados. Basta como ejemplo una apertura de la Feria en la calle Real delante de la iglesia Mayor.

Y llegan las pruebas del tren tram sin que hayan trascendido los estudios de tráfico y movilidad en en la ciudad, sin la posibilidad de eliminar cableado, como sí se ha hecho en Sevilla, sin tener clara la entrada del tren tram en las vías hacia Cádiz, cuando antes del inicio de las obras ya se hablaba de ir hasta Cádiz. Llegan con retraso, mucho retraso, después de 9 años de una obra, que sigue teniendo defectos como el cemento de mortero con deterioro de la cobertura superior, solería suelta, bancos que se parten, mobiliario urbano oxidado, dando una mala imagen de la ciudad y farolas feas, propias de puerto pesquero y no de una calle noble y Real con farolas tipo isabelinas.

Casi una década, donde la calle Real ha perdido gran parte de sus negocios, donde no se han instalado las anunciadas franquicias y donde el anunciado carril bici, adjudicado por la Junta de Andalucía, no existe.

Y en todo este tiempo ha habido incluso quien condenando el proyecto públicamente, (ahí están las hemerotecas), ahora lo defienden.

Los isleños tienen ganas de montarse. Muchas, pero habrá que ver a qué precio y qué déficit dejará este sistema, a la vista de la experiencia de Vélez Málaga, y otras localidades.

Sobre el autor

J. Fraile

- Analisis de la actualidad de San Fernando

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>