Publicado el: Jue, 19 Mar, 2020
Opinión

Miedo

Foto. Pixabay.

Miedo, eso es lo que veo a mi alrededor; miedo y reflexiones que dicen que ha llegado el momento de valorar la vida, de tomárnosla de otra manera cuando todo termine; miedo a no estar informados, a no hablar de este virus; miedo a la muerte…

Lo que a mí me da miedo es que muchos hayan tenido que llegar a esto para ver la vida desde los ojos de la felicidad, siendo ésta tan corta y con tantas maravillas que experimentar. Miedo a ver que en estos días sólo me lee un diez por ciento de las personas que lo hacían; miedo porque sólo quieran saber sobre esta maldita enfermedad, haciéndome ver que nada de lo que escribí tenía para ellos nada de verdad, desechado los textos donde incitaba a pensar en aquello que nos llena de ilusión, apartando los pensamientos que hacen de nuestros días momentos llenos de desilusión. Somos lo que pensamos, creamos todo aquello en lo que nos concentramos; miedo de que vuestro miedo os lleve a encontrar el final.

Pero no tengo miedo a morir, porque da mucho más miedo darte cuenta de que no es necesario un virus para ver la muerte junto a ti, porque basta estar vivo, salir a la calle, cruzar sin mirar, conducir más rápido de lo normal o hacerlo todo bien y que sea otro quien te robe la posibilidad de respirar. Miedo de que nuestro “amigo Cáncer” y cualquier otra enfermedad no robe a nuestros seres queridos, pueda meterse dentro de cualquiera de nosotros sin haberlo ni intuido; miedo de quedarme en casa y que el mundo se me caiga encima; miedo de no poder volver a mirar esos ojos que me devuelven la vida, a no rozar más los labios que permiten avanzar, a no sentir más abrazos y ni tener motivos para gritar.

Si tengo que temer a la muerte, es evidente que no tendría motivos para seguir, para abrir los ojos cada mañana y sonreír, para hacer nada bien y, mucho menos, algo mal que me dé motivos para aprender y reflexionar. Así que dejemos de temblar y empecemos a pensar que cada segundo de nuestra vida es digno de valorar; que el tiempo jamás será perdido porque cada día cuenta como parte del camino que nos ha tocado experimentar; olvidemos los dramas, borremos el pavor de nuestras miradas, las ideas que nos roban el sueño y los cuentos donde no hay sitio para las hadas.

Deseo que todo lo que hagamos nos permita sonreír y así lo hilos del Universo se moverán para crear un mundo más feliz, pero dejemos de tener miedo a morir, porque, pase lo que pase, hasta que no llegue el momento, no nos llegará nuestro fin.

Sobre el autor

Sonia Brúnar

- Escritora, maestra y loca soñadora. Con el firme objetivo de ser feliz a cada segundo y compartir con el mundo cada sonrisa, cada sueño y cada aprendizaje que el Universo nos permite experimentar.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>