Publicado el: jue, 25 Abr, 2019
Opinión

Cuando menos lo espero

Cuando menos lo espero apareces y paralizas mis pasos, cautivando cada sentido de mi cuerpo, como si fueses la dueña de todo lo que siento, pienso, deseo y anhelo…

Cuando menos lo espero me regalas un segundo para recordarte, para saber que todo fue verdad, que, tal vez, lo siga siendo cada vez que decides volver; con diferentes tonos y armonías, con más o menos intensidad según el día, con mayor o menor volumen dependiendo de lo olvidada que te tenía…

Pasan los días, que tan pronto se convierten en años y, aún así, sabes que, sin pedir permiso, puedes seguir regresando, pues no hay nada más bello que sentir como te cuelas en todos mis sentidos; puedo verte a través de mis oídos, escucharte con los ojos del alma y, entonces, entras en mi mente para dar orden a mi cuerpo de no moverse, para ir bajando suavemente por mi piel y erizar cada vello que la cubre, abrazándome hasta hacerme perder la respiración, hasta conseguir nublar mi razón…

Cuando menos lo espero, la calma se vuelve tormenta; una de esas que te permite gritar y sacar afuera lo que sientes, una llena de emociones que te golpea el corazón sin que lo veas venir, sacudiendo tus arrugas y dejándote ser libre durante el tiempo que dura un rayo en el cielo encendido, dejando marcas invisibles para el mundo, pero eternas para ti…

Cuando menos lo espero te olvido; desecho los momentos que viví junto a ti, como si nada hubiese sucedido, como si no hubiésemos tenido principio ni fin, como si el sonido del mar fuese lo único digno de oír… Pero vuelves de nuevo, removiendo el interior de un baúl bien cerrado, de unos besos borrados y de todo un pasado enterrado; mueves sentimientos y destapas secretos que quisieron ser guardados, que, entre tus brazos, renacen como un amor que sólo desea ser contado…

Así es, cuando menos lo espero… una nota, un acorde o, incluso, un silencio, me permite evocar todas las miradas que extraño, las risas que nos provocamos, esas noches donde el insomnio nos hacía soñar con imposibles; mañanas llenas de luz y días repletos de momentos que, al contrario de lo que dicen, siempre volverán envueltos por la banda sonora que nos quiso acompañar, siendo testigo eterno de todo lo que nuestras almas se atrevieron a experimentar…

Cuando menos lo espero, suena una canción y todo mi ser se convierte en emoción…

 

Sobre el autor

Sonia Brúnar

- Escritora, maestra y loca soñadora. Con el firme objetivo de ser feliz a cada segundo y compartir con el mundo cada sonrisa, cada sueño y cada aprendizaje que el Universo nos permite experimentar.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>