Publicado el: Dom, 4 Oct, 2020
Opinión

La experiencia hostel: un nuevo concepto de alojamiento

Fuente: booking.com

Ya llevo varios años recorriendo el mundo con una mochila. Y si bien ahora la situación nos ha obligado a parar los viajes de placer, confío en el regreso más pronto que tarde de una nueva normalidad turística y viajera que nos lleve de nuevo a conocer destinos exóticos.

Ahora mismo es impensable imaginar alojamientos compartidos con mucha gente desconocida en una misma habitación, con literas, baños y zonas comunes,  y con todas esas actividades sociales de la vieja normalidad. Estos alojamientos se llaman hostel, y fueron mi casa durante varios meses en mis diferentes viajes por los continentes que conozco: Sudamérica, Asia y Europa.

Un hostel es un tipo de alojamiento compartido para viajes de bajo presupuesto. Han proliferado en todo el mundo, al ser un recurso sencillo, barato, cómodo y accesible para un tipo de viajero generalmente nómada y que cuida sus recursos para que el viaje dure lo máximo posible. También hay que decirlo, es un filón del negocio turístico, pues pese a ser un mercado muy competitivo y en constante “guerra de precios” sigue viendo sus beneficios en la cantidad de personas que se pueden alojar en tan pocos metros cuadrados, cuadruplicando la “densidad” de viajeros que un hotel común puede albergar.

El común denominador del hostel es el acceso a zonas compartidas de cocina y descanso, que los convierten en puntos de encuentro para que los que se alojan compartan experiencias, itinerarios e incluso vayan juntos a recorrer la zona. Es por eso que la palabra española “albergue” se le queda corta a este nuevo concepto de alojamiento. Además del lugar en sí, algunos ofrecen actividades adaptadas al tipo de cliente: tour’s, programas de cine, deporte, cultura y gastronomía. Las habitaciones varían demasiado, por lo que es difícil hacer una imagen que represente a todos los hostel. Algunos tienen literas, camas nido y otros con más espacios tienen camas bajas, variando el número de huéspedes en cada habitación entre 4 y 12 huéspedes como máximo.

¿Sólo para jóvenes? Permíteme dudarlo, pues desde mi propia experiencia he podido comprobar cómo no siempre se cumple ese sesgo que a priori podemos tener en mente. Más bien diría que el cliente de estos alojamientos son aventureros (a veces solitarios) que renuncian a la comodidad en pro de un lugar social donde no solo pagas por dormir si no por compartir techo con compañeros de viaje. Al fin y al cabo, a un viajero siempre le gusta encontrar otros viajeros.

Para mochileros de larga estancia algunos ofrecen programas de voluntariado en los que puedes cambiar tu trabajo por el alojamiento y comida, una opción perfecta para conocer un sitio a fondo y ahorrar bastante dinero.

En Cádiz y en España cada vez hay más, pues los analistas turísticos avisan ya que “el hostel viene para quedarse”, por su rentabilidad y sencillez, y porque ofrecen una opción extra además de la amplia oferta tradicional con la que ya contamos.

Te animo sin miedo a disfrutar en cuanto se pueda de esta nueva oferta turística, te sorprenderá. ¿Te alojaste ya en un hostel alguna vez? Cuéntame tu experiencia en comentarios

Sobre el autor

Alejandro Martínez García

- Conocer el mundo con la curiosidad de un niño. Vivir y dejarse llevar por lugares, sabores y olores de países remotos donde la mochila se vuelve en la compañera perfecta de viajes. ¿Te vienes? En ésta sección os traemos una síntesis de experiencias viajeras alrededor del mundo, experiencias reales vividas y contadas en primera persona por Alejandro que con 20 años hizo su primer viaje a Latinoamérica y que desde entonces decidió seguir recorriendo el mundo con su mochila.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>