Publicado el: lun, 26 Ago, 2019
Opinión

De toda la vida

El ser humano es la única especie capaz de transformar el paisaje que le rodea a su antojo. En la imagen eucaliptos rojos, especie foránea, en el sendero del Río Arillo

En la vida de cada uno de nosotros hay cosas,costumbres y rutinas que parecen que llevan toda la vida ahí, sin embargo, a poco que nos pongamos a pensar en ellas, y recordar cuando vinieron a nuestra existencia, vemos que un día llegaron nuevas, para quedarse entre nosotros, y a lo mejor, no hace ni tanto tiempo de ello. Con el medio que nos rodea pasa igual, tanto en lo humano, como es el caso de las construcciones, de las que muchas se nos hacen inconfundibles en el paisaje urbano que nos rodea; en bastantes casos se convierten en emblemas, como sucede con el Patio Cambiazo, por ejemplo, y de otras, en cambio, su discreción permite que sólo se les eche en falta cuando ya se ha perdido definitivamente el edificio. Con el medio natural que nos rodea nos pasa lo mismo, damos por sentado que las salinas que rodean nuestra ciudad han estado ahí toda la vida, y aunque lo cierto es, que parece ser que fenicios o romanos adecuaron ya nuestras marismas para tal uso, la realidad es que las que vemos hoy día son producto de la época moderna, desde el siglo XVI al XIX, e incluso XX. Y todas, han pasado por etapas mejores o peores, o finalmente, desastrosas como la actual, a causa de la maraña burocrática a la que están sometidas. Con ello quiero decir, que no es el mismo paisaje el que observaron aquellos viajeros que iban al Templo de Hércules con el que vemos ahora, o ni siquiera con el de nuestros padres o abuelos, con el esplendor de las montañas de sal que ellos vieron, y nosotros echamos en falta.

Todos y cada una de las especies vegetales y animales ayudan a la proliferación o extinción de determinadas especies vecinas en el nicho ecológico. Un ejemplo son las mariposa, como esta Vanesa de los Cardos, que con la polinización favorece la expansión de la mencionada gramínea.

En cuanto a las especies vegetales o animales podemos decir lo mismo, hay especies que parecen llevar ahí toda la vida, y sin embargo, igual no llevan ni una década entre nosotros. En muchos casos, la expansión se debe a un fenómeno natural, en el que el medio, a causa de la variación de sus factores, favorece a unas especies en detrimento de otras; un ejemplo claro de esto es el fenómeno de la desruralización en nuestro país, que se puede estudiar desde dos vertientes: una primera, que afecta a las aves esteparias, tradicionalmente abundantes en las campiñas del occidente penínsular, y es que por un lado, la mecanización de los campos, con el peligro que ello conlleva, y por otro, el abandono de muchos, con el crecimiento exponencial de los bosques que se lleva viviendo en los últimos tiempos, afectando favorablemente a las especies forestales en detrimento de las esteparias. Y una segunda, en el que a causa del abandono de los pueblos se pueden ver favorecidas ciertas aves que viven en lugares abandonados de entornos antropológicos, como las lechuzas o los cernícalos.

Las especies domésticas también transforman el paisaje de modo claro. En el caso del ganado bovino se favorece la presencia de numerosas herbáceas y gramíneas en los pastizales, ya que suele ser menos agresivas que las ovejas o cabras, las cuales arrancan de raíz toda hierba.

En otro orden de factores, no queda más remedio que considerar al ser humano como una variable más en lo que afecta al medio; nos guste o no, es imposible, aunque nos propusiéramos firmemente no alterarlo, ya que en la medida de lo posible así debe ser. Pero realmente, todas y cada una de las especies vegetales y animales, somos un eslabón más de una larga cadena que se ve afectada con cada movimiento. Así pues, si el suelo (su riqueza o no) afecta a las especies vegetales, éstas, igualmente son determinantes para el primero en un carácter retroactivo del medio en el que unas especies enriquecen y crean humus, otras sujetan la arena suelta, otras acidifican…y así, hasta una larga lista. No es lo mismo un bosque de alcornoques que uno de pinos. Asímismo, cada tipo de suelo y medio vegetal, ayudan a la proliferación o no, de las especies animales, que involuntariamente, desde el último insecto al mamífero de gran tamaño poliniza transportando de un lado a otro el polen o las semillas de las distintas especies. Incluso el fuego, ayuda a la expansión de las mismas.
Finalmente, y como ya comenté en el parrafo anterior, el ser humano, es otra variable más en la transformación constante del medio, con la diferencia, de que él mismo tiene la capacidad única de cambiarlo a su antojo, ya sea por economía o capricho. Hablamos de especies cinegéticas o piscícolas, especies vegetales por razones económicas, casos del olivo o el eucalipto, domesticación tanto de especies vegetales o animales, quienes a su vez transforman también el medio (no es lo mismo el ganado bovino, menos agresivo con las gramíneas que el caprino), especies que han venido de polizones en un mundo cada vez más global, como ocurre con las ratas, en un principio, con una expansión natural desde Asia en tiempos medievales, y luego al resto del mundo en la época de las grandes navegaciones. En el factor involuntario, entran también los animales domésticos escapados, y que han logrado vivir sin ayuda alguna. En otros casos, como sucede con los roedores, o los gorriones, son especies que viven directamente de la población humana, y su desaparición implicaría también la de ellas, así pues, con la superpoblación actual, estos animales se ven favorecidos. En otros casos, los patrones de expansión pueden corresponder a cuestiones estéticas, como las especies vegetales de jardinería o algunas aves. Y por último, está el mero capricho, un día alguien llegó e introdujo una especie que le gustaba, así de simple.
Finalizo aquí, a modo de introducción, este primer artículo que constará de otra parte, para evitar con ello, hacerlo demasiado largo para el lector. En la segunda parte, tras una breve introducción, enumeraré algunas especies, tanto vegetales como animales, que parecen llevar tiempo aquí en nuestra zona, y explicaré de forma resumida, su origen, expansión y la forma en que llegó. No quiero terminar el artículo sin recomendar a aquellos que acudan a la playa en este verano, que la responsabilidad de la limpieza es cosa de todos, y que en este medio, también es posible la observación de distintas especies interesantes en estas fechas, como el charrancito, los camaleones (por las retamas) o la azucena marina, que adorna con sus flores blancas nuestras dunas.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>