Publicado el: Lun, 30 Nov, 2015
~Archivo de opinión

El pádel son los ratitos de después

IMG_0368Si estás empezando o llevas mucho tiempo; si piensas que juegas bien o tus amig@s y conocidos piensan que eres un manta; si juegas para divertirte o para competir. A todos vosotros, sin excepciones, os comunico una mala noticia: Solo 20 personas en el mundo viven de jugar al pádel.

El pádel es sencillo, fácil de aprender y tenemos muchos formatos para competir desde niveles tempranos: torneos prácticamente todos los fines de semana, Liga Pirata, Ligas de clubes, Series Nacionales de Pádel, mixings, etc. Es tan importante aprender a jugar como aprender a competir, porque no hay ni una bola dudosa ni un partido ni ningún torneo que justifique una mala actitud o salir de la pista con una mala cara. ¿Sabéis por qué? Porque el pádel son los ratitos de después. Después de un partido de torneo, después de un entrenamiento, después de un mixing, después de un enfrentamiento de las Series Nacionales, después de una pachanga.

Con el pádel tenemos la suerte de interaccionar con otras tres personas, tu compañero y dos rivales; noIMG_3569 hay contacto físico, por lo que evitamos encontronazos directos no deseados (ni patadas, ni codazos…); puedes comunicarte perfectamente con todos, dado que la distancia es corta y se escucha prácticamente todo. Con buena actitud puedes llegar a conocer a infinidad de personas, de las cuales muchas de ellas pueden aportarte algo o mucho. ¿Merece la pena perder esa oportunidad por un partido? No, porque el pádel son los ratitos de después. Tomarse una cerveza o un refresco con tu compañero y tus rivales, intercambiar experiencias y echar unas risas. Ésa, y no otra razón, es la que hace que el pádel sea la segunda disciplina más practicada del país y un deporte extraordinario.

11866278_935441213183487_5453565766880593107_nCuando te enfades por perder tu partido de liga pirata. Cuando bajes de división en tu liga. Cuando pierdas un partido y lo achaques a UNA BOLA DUDOSA en el partido. Cuando en un torneo los rivales te quieran sacar de las casillas. Parad en seco y pensadlo bien, el pádel son los ratitos de después. Una vez leí una frase de William Shakespeare que decía “Soy feliz en mis amigos”. Pues bien, juega al pádel, haz deporte, siéntete mejor y haz amigos. Siempre que puedas echar un ratito después del partido con los rivales y compañeros, hazlo y conócelos. Nunca sabemos dónde ni cuándo podemos encontrar a un amigo.

Échale bolas, juega, compite, entrena, mejora, gana, pierde, conoce. No lo olvides jamás, hay problemas más importantes que los que puedan producirse en una pista de pádel.

Recuérdalo. EL PADEL SON LOS RATITOS DE DESPUES. Sé feliz.

Daniel Machuca

Sobre el autor

Opinión del lector

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>