Publicado el: Mar, 12 Ene, 2021
Actualidad

Voluntarios cuestionan a la alcaldesa ante la negativa de la necesidad del albergue municipal

Voluntarios de San Fernando, que semana tras semana, y en pequeños grupos, ayudan de forma desinteresada a los más necesitados, trás conocer las declaraciones de la alcaldesa Patricia Cavada, que realizó a los medios en la jornada de este lunes 11 de enero, se preguntan si de verdad la regidora isleña está segura que están cubiertas todas las necesidades del albergue para personas sin hogar en San Fernando.

“Nos encontramos con unas sorprendentes declaraciones donde Cavada cuestionaba la necesidad del prometido albergue municipal de baja exigencia para Personas sin Hogar. El argumento que se esgrime es que en estos días se ha dado respuesta al alojamiento de personas que viven en la calle,  mediante las 27 plazas existentes  en el Albergue Federico Ozanam (San Vicente de Paúl), donde catorce de ellas son concertadas por el  propio Ayuntamiento, incrementándolas en diez más, durante la Campaña de Frio“, declara a este periódico una de las voluntarias de la que será en breve la nueva asociación Voluntarios por los derechos de las personas sin hogar en San Fernando.

Las plazas del albergue se han incrementado nuevamente hasta llegar a 52, lo que por un lado es buena noticia, pero por otro resulta algo difícilmente entendible, ya que con el personal y las instalaciones existentes en el Albergue Ozanam, no es muy factible. De igual manera está futura asociación quiso saber y preguntó si de verdad era posible, porque no es algo que se ofrezca  durante todo el año.

“Pero amén de todo esto, queremos dar a conocer y enumerar los motivos por los que estas declaraciones de la alcaldesa de San Fernando referidas a la “no necesidad de dotar” a nuestra ciudad de un albergue municipal, son cuánto menos erróneas”

1. El Albergue Federico Ozanam, para poder incrementar las plazas habituales, ha instalado literas en las habitaciones, llegando a dormir hasta siete personas en una habitación. Este hacinamiento, además de otras consideraciones, influye notablemente en la posibilidad de conflicto entre los usuarios y la expulsión de los mismos.

2. Las cuatro camas destinadas para mujeres, ya estaban disponibles antes de la campaña, en una única habitación de una dependencia anexa, sin ningún seguimiento de limpieza y uso.

3. El personal del que dispone el albergue es solo de siete trabajadores que han de cubrir los distintos servicios con turnos diarios todas las semanas. Destacar que algunos están solo contratados a media jornada. Es difícil entender cómo se pueden atender adecuadamente los servicios con esta plantilla.

4. El albergue incumple toda la obligada normativa de accesibilidad para personas con movilidad reducida, ya que los dormitorios se encuentran en la primera planta y el ascensor que fue instalado hace más de 15 años, nunca ha funcionado.

5. Las puertas de baños y habitaciones no tienen el ancho necesario para permitir que un usuario de silla de ruedas pueda entrar o salir de las dependencias.

6. No existe ni un solo baño adaptado para personas con movilidad reducida.

7. Desconocemos si existe un plan de   emergencia y evacuación en el albergue, pero se evidencia la falta de elementos contra incendios y señalización obligatoria.

8. Los usuarios no disponen de espacio para descanso y ocio, salvo un pequeño patio cerrado en la planta baja con escasa iluminación, en donde solo hay sillas y mesas. En la planta superior existe un salón al que solo se accede por la tarde noche.

9. No hay programadas actividades lúdicas para los usuarios que pudieran facilitar la convivencia y la estancia.

10. En el abergue no hay personal que lleve acabo el trabajo de asesoramiento para la integración y promoción social,  laboral y desarrollo personal de los usuarios. Tampoco disponen de personal que pueda realizar un seguimiento o acompañamiento en situación de  enfermedad o mayor vulnerabilidad.

11. Debido a la escasez del mencionado personal, el albergue se cierra con llave por dentro, lo que dificulta las salidas y entradas de los usuarios durante el día, además del riesgo añadido para la seguridad que esto puede suponer.

12. El cartel de completo se encuentra colocado en la puerta de acceso durante  todos los días del año. La persona que llega allí no recibe ninguna otra orientación que la de “No hay plaza”.

“Señora alcaldesa, ¿de verdad usted piensa que las necesidades del albergue para personas sin hogar están cubiertas por el mero hecho de incrementar temporalmente las plazas durante la Campaña de frio?, ¿Cómo cree usted que se puede atender adecuadamente a los usuarios sin las instalaciones, materiales y recursos humanos necesarios para que el albergue no sea un mero aparcamiento de personas sin hogar?”.

“Señora alcaldesa, ¿de verdad usted cree que la respuesta que se está dando a las personas sin hogar y a los ciudadanos preocupados por este tema, es la adecuada?.

Sobre el autor

Redacción

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>