Publicado el: Mié, 6 Ene, 2021
Eventos

El Almirante de la Flota preside en San Fernando una Pascua Militar deslucida por la pandemia

Como es tradicional, en la mañana del día 6 de enero se ha llevado a cabo la celebración de la Pascua Militar en el edificio-palacio de la antigua Capitanía General de San Fernando. La Pascua Militar conmemora la efeméride de la recuperación de Menorca para España.

Este año y debido a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 el acto se ha adaptado a las medidas sanitarias establecidas, limitándose a un discurso del Almirante de la Flota y suprimiéndose el tradicional desfile en la calle Real de San Fernando. Igualmente se ha limitado el número de asistentes a las principales autoridades civiles y militares. Pese a ello, el acto ha contado con toda la solemnidad tradicional que esta celebración tiene.

En sus palabras el Almirante Martorell, en representación de S.M. el Rey como Mando Supremo de las Fuerzas Armadas, ha querido reconocer al esfuerzo y sacrificio que el personal de las Fuerzas Armadas rinde a España y a la sociedad de la que forma parte y a la que sirve.
Ha tenido un recuerdo muy especial para los que nos han dejado este año, y muy especialmente a los militares y guardias civiles que, en el pasado año, han perdido la vida en acto de servicio, o como consecuencia de la pandemia, recordando que dieron su vida por España.

A continuación, ha procedido a hacer un balance del año del año que concluye resaltando las complicadas circunstancias que, debido a la pandemia, todos los Espaloles han vivido, y que a las Fuerzas Armadas les ha permitido demostrar, de forma tangible, una profunda vocación de servicio a la sociedad y a España, destacando la participación de las Fuerzas Armadas en la operación BALMIS, que se inició a mediados del mes de marzo.

Durante esta operación las Fuerzas Armadas han llevado a cabo más de 20.000 intervenciones, en más de 2.300 localidades de todo el territorio nacional, en las que participaron más de 187.000 efectivos en tareas muy diversas: limpieza y desinfección de residencias, montaje de hospitales de campaña, despliegue de buques con capacidad hospitalaria y de evacuación aérea a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, seguridad de infraestructuras críticas, traslados de muestras a laboratorios o de personas a centros médicos, realizándose por ejemplo más de 70 vuelos logísticos para traer o distribuir material sanitario.

Ha recordado que una vez finalizada la Operación BALMIS, las Fuerzas Armadas siguen apoyando la lucha contra la pandemia a través de la Operación Baluarte, todavía en ejecución, donde se han puesto al servicio de la nación más de 4400 rastreadores y se llevan a cabo diferentes tareas, la última por ejemplo de distribución de vacunas.

El Almirante ha destacado que además de esas dos operaciones en territorio nacional, las Fuerzas Armadas han mantenido todos y cada uno de los compromisos en los que España se había embarcado y, en condiciones mucho más demandantes y restrictivas, han continuado desempeñando su labor ordinaria, especialmente en escenarios operativos alejados de nuestras fronteras, participando en las operaciones de mantenimiento de la paz en las que en el marco de diversas organizaciones de seguridad y defensa participa España.

De este modo ha enumerado la participación de la Armada, con buques y aeronaves desplegadas de forma continuada, en la Operación Atlanta de lucha contra la piratería en el Océano Índico, y que es mandada desde el Cuartel General de la Operación en la Base Naval de Rota.

En el marco de la Alianza Atlántica se ha continuado participando con buques y submarinos en la Operación Sea Guardian, para mejorar en el conocimiento del entorno marítimo y disuadir y luchar contra el terrorismo en el Mediterráneo. En tierra, la Armada también ha contribuido a la reconstrucción de países castigados por la guerra, como Mali e Iraq, donde los infantes de marina comparten despliegue con el Ejército de Tierra.

En lo referente al Ejército del Aire, ha destacado el aumento de medios y personal en el Destacamento Marfil de Senegal, en el Báltico, en el marco de la Alianza, la función de policía aérea, desplegando en Lituania cazas F-18 durante cuatro meses y, en el ámbito de la UE, la contribución con medios y personal a la Operación Indalo, desarrollada por la Agencia Europea de Control de Fronteras y Guardacostas (Frontex), coordinada por la Guardia Civil.

Por último, ha destacado el despliegue del Ejército de Tierra por los cinco continentes, con más de 1.900 soldados que desarrollan misiones y actividades de colaboración en Líbano, Irak, Turquía, Mali, Afganistán, Letonia, Somalia, República Centroafricana, Colombia, Senegal, Túnez, Mauritania y Bosnia Herzegovina.

Tras el balance del año finalizado, el Almirante de la Flota ha hecho una prospectiva de los compromisos que las Fuerzas Armadas afrontarán en el 2021 en todo el mundo, comenzando con los derivados de la evolución de la pandemia, y que harán que las Fuerzas Armadas estén preparadas para responder a las nuevas necesidades que se puedan plantear.

En cuanto a efemérides, ha recordado que la Armada celebrará el 75 aniversario de la creación de la Fuerza de Medidas Contraminas y que está prevista la botadura del ‘Isaac Peral’, primer submarino de la Serie S-80, también señaló que a finales de 2021 está prevista la llegada a la Academia General del Aire de los primeros aviones Pilatus, que sustituirán a los C-101 en el curso 2022-2023 y que el Ejército de Tierra celebrará este año el Centenario de la Campaña de Melilla de 1921.

De igual manera ha destacado que todas estas actividades y operaciones no son sino la parte visible de un iceberg, que descansa sobre las miles de horas de trabajo que se invierten en la preparación de la Fuerza, actividades que también son servicio a España y que incluyen tanto el adiestramiento de las personas como el sostenimiento integral de los sistemas de nuestras unidades. Con este servicio las Fuerzas Armadas contribuyen a crear una España y un mundo mejor y más seguro, y que es un motivo de orgullo.

Para finalizar el Almirante de la Flota, ha señalado que entre los valores que inspiran a los militares se encuentra el respeto a la tradición. Respeto que se fomenta con actos como el de la Pascua Militar, “que nos identifican con quienes nos precedieron en el servicio de las armas y con quienes están hoy desplegados en operaciones, para que no se olvide que en la profesión militar, donde a menudo están en juego vidas humanas e importantes intereses nacionales, siempre se debe buscar la excelencia, que solo se puede alcanzar trabajando como compañeros, sintiendo el respaldo de los conciudadanos y apoyados en esas tradiciones que contribuyen a afianzar su compromiso”, concluyó el Almirante de la flota.

Sobre el autor

Redacción

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>