Publicado el: Mar, 21 Abr, 2020
Opinión

El premio de Ángel

Foto. Ignacio Escuin.

Me llamo Ángel, y tengo siete años. Vivo en San Fernando, que está en Cádiz.

Me ha dicho mamá que todavía no ha terminado la Gincana en la que estamos apuntados pero que cada vez falta menos que aún no sabe cuando terminará pero que será muy pronto, que estoy siendo muy buen concursante y que estoy ganando muchas estrellitas de la Gincana de la Corona. Es un juego secreto en mi familia y una de las normas es no contársela a otros compañeros del cole aunque también jueguen entre ellos aunque ahora no nos vemos porque tenemos que estar dentro de casa, como condición para ganar el gran premio.

El juego consiste en ir encontrando dos veces a la semana unas notas escondidas debajo de la almohada que me manda cumplir misiones. Están recortadas en forma de estrella y me gustan, tengo que cumplirlas y si las consigo voy acumulándolas. El gran premio que voy a ganar, si lo conseguimos en mi familia, es la bicicleta que pedí a los Reyes Magos, pero que estaban en ERTE como le pasa a papá ahora y no les llegó el dinero para tanto, pero ahora como es un concurso de la Corona de los Reyes, voy a hacer todo lo posible por ganarla.

A veces me dicen en las misiones que tengo que doblar la ropa ayudando a mamá, que no me puedo enfadar si no bajo a jugar a los columpios, si no veo a los primos ni a los abuelos, si no voy al Cole, que hay mucha más gente jugando y como nosotros, son espías de la Corona y por eso salen a la calle con la cara tapada, como en las peliculas de vaqueros que me gustan pero con mascarillas o cada uno como puede. Lo importante es que no te reconozcan por eso las personas que veo por la calle tienen que ser personas mayores (no se vale los niños) y no se pueden acercar entre ellos.

En el fondo está muy chulo el juego. Es un poco pesado porque no puedo salir a la calle y por eso veo que muchos niños como yo estan jugando dentro de sus casas. A veces en los papeles de las misiones me dice que tengo que bailar con mamá, ayudarla a barrer y a hacer las camas, leer los libros que me han mandado y hacer la tarea del cole sin rechistar, ayudar a guardar los juguetes con mi hermana pequeña, y acostarme temprano. Cada vez que llega el Sheriff que es papá disfrazado con la cara tapada y me da otra estrella que despega de su camisa para mi colección, me pongo muy contento porque sé que muy pronto podré pasear subido en la bici por la calle Real y por Camposoto.

Cada misión que cumplo, lleva su pegatina pegada cuando consigo ganarlo. Tengo que ser un niño mayor, muy bueno y hacer todo lo que me manden en el juego. Si no lo soy, no puedo jugarlo. Ya tengo diez misiones cumplidas y estoy muy orgulloso de ellas, me ha dicho mamá ayer que seguro que gano el premio, y yo aplaudo muy contento igual que hacemos todas las tardes antes de la hora de la ducha. Lo que más me gusta de cuando aplaudimos todos los vecinos asomados al balcón es cuando pasa por debajo la policía con las luces y las sirenas, que son los que están vigilando que hagamos todos los concursantes el juego sin hacer trampas.

Que ganas tengo de ver a los abuelos y de poder canjear todas las misiones. Mi hermana llora mucho y quiere salir a la calle, pero ella es todavía casi un bebé para jugar conmigo a este juego de mayores. A veces mamá llora viendo la televisión cuando ponen las noticias, y cuando la sorprendo haciéndolo porque lo hace escondida para que nosotros no la veamos, me dice que está muy nerviosa porque ella también quiere su premio, que echa de menos a los abuelos pero que ellos también están jugando dentro de su casa, que es tonta y que se emociona cuando ve lo bien que me estoy portando. Entonces es cuando yo le digo a ella que no llore, que las lágrimas son besos que se pierden y que no se dan, así que corro la abrazo y la consuelo igual que me decía ella a mi cuando yo lo hacía antes de ser ayudante del Sheriff.

No hay nadie por las calles, están todos jugando así que por eso me estoy esforzando tanto, para ser el ganador de La Isla, a lo mejor hasta escriben de mi cuando gane y salgo en el periódico.
Tengo que dejar de escribir ya, que ahora toca merendar (sin rechistar) y en cuanto consiga ganar la bicicleta de la Corona, os lo escribiré por aquí para contarlo.

Un saludo compañeros de batalla. Que gane el mejor.
Ángel.

Sobre el autor

Mª de los Ángeles Arcos Herrera

- Escribiente de profesión, escritora por devoción.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>