Publicado el: vie, 19 Oct, 2012
Xdesactivadas

La Cirugía Plástica de la crisis o la crisis de la Cirugía Plástica

En tiempos de crisis como los que estamos pasando en nuestro país, y especialmente en el sur, los artículos de primera necesidad se hacen verdaderamente patentes, diferenciándose de lo “prescindible”. De ésta manera, lo que antes podía parecernos irremediablemente necesario para vivir…: “el móvil con Internet, cenar fuera todos los fines de semana, o estar a la ultimísima moda”, se ha quedado relegado a un cuarto plano.

Nos hemos despertado y hemos caído en la cuenta de que vivíamos por encima de lo “necesario”, y que lo verdaderamente importante y prioritario es poder pagar la hipoteca, echar gasolina al coche y pagar los libros del colegio de los niños.. y con lo que sobre (si sobra) ya veremos….

¿Y donde queda la Cirugía Plástica en todo éste lío de presupuestos y necesidades?

Yo he sostenido y sostengo que no existe ninguna cirugía estética “necesaria”, lo cual sin duda aplaudirán todos aquellos que no tienen ningún complejo o simplemente están satisfechos con los pequeños “defectos “ que le han regalado la naturaleza o el paso del tiempo. Pero claro, ésta afirmación proveniente de un Cirujano Plástico que se dedica eminentemente a la Estética suena como poco a oportunista o cínico, pero nada más lejos de la realidad.

Lo que acabo de afirmar anteriormente lo pueden corroborar los pacientes que veo en la consulta y es lo que respondo siempre cuando me preguntan:

–          Doctor: ¿Verdad que tengo que operarme?.. y yo contesto: ¡NO!

Y paso a explicarme, porque más que nunca, en tiempos de crisis ésa afirmación mía de que no existe ninguna cirugía estética necesaria cobra su máximo sentido en éste tiempo de dificultad que nos asola.

Y lo haré con un ejemplo explicativo de las pacientes que acuden a intervenirse.

Si una mujer que ha tenido uno o varios hijos, llega con el abdomen flácido y descolgado, con ese aspecto de contínuamente embarazada y me dice:

–          Doctor: No soporto más verme ésta barriga de abuela, no puedo ponerme un vaquero, ni ir a la playa, y no soporto que mi marido me vea desnuda….. ¿Es necesidad o vanidad?

O la paciente que acude avergonzada porque no se relaciona con su entorno porque se avergüenza de no tener apenas pecho o simplemente está muy caído o es pequeño y necesita rellenos que se ven desde el escote……

–          Doctor: No soporto verme en el espejo, ese no es mi cuerpo….

El físico en sí no es un problema. Se puede vivir con un pecho horrible, incluso con uno amputado por el cáncer, o con arrugas, o las orejas de soplillo…..El problema está en cómo uno vive la realidad de su propio cuerpo, y eso, en muchas personas se transforma en una prioridad porque lo sufren cada día. En esas personas, la Cirugía Estética es un artículo de primera necesidad, y no un lujo, ni algo prescindible, porque la salud no es solo la ausencia de enfermedad, es el bienestar físico, psíquico y social, según lo define la OMS.

Los Cirujanos Plásticos trabajamos en ese difícil área de la salud que es la mente del que se siente mal consigo mismo por un problema físico, y con una intervención generalmente sencilla en manos de un especialista, podemos solucionar su bienestar de forma permanente.

La respuesta pues a la pregunta: ¿Está la Cirugía Estética en crisis? Es sí, pero menos.

Miguel de la Cruz

Sobre el autor

Redacción

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>