Publicado el: Lun, 18 Ene, 2021
Opinión

Poemas a mis dos ángeles

Ilustración. Manuel Águila Martín.

‘Carita de Ángel’ 

Una luminosa tarde veraniega llegaste,

el radiante azul del cielo te anunció,

me dijo que llegarías inocente y pura

y a mis brazos abiertos te entregó,

risueña brisa que en mi camino te cruzaste

viniste a mi vida como inmensa bendición,

esa eres tú, mi carita de ángel,

mi linda princesa, traviesa y adorable,

flujo de ternura trotando por mis venas

transformándome en muralla inexpugnable,

luz de amor que me guía por la senda

y me colma de energía inagotable,

jovial sonrisa en la que veo reflejada

la esencia del niño que antaño fui,

cándido y ajeno a lo mundano,

recuerdo que ahora habita en ti,

mientras viva cantaré a tu mirada

y te abriré mi corazón de par en par

gritando al mundo la dicha que profeso

siempre que me vienes a abrazar,

y si el rudo temporal azota violento

no temas, pues cobijo hallarás en mí,

te sentaré dulce sobre mi regazo

para ser el faro que te guíe, tu sangre… tu sustento,

y al disiparse, nos echaremos juntos en la hierba,

miraremos los luceros sonriendo al pasar,

correremos libres, agarrados de la mano sin dudar

jugaremos y reiremos, sobrevolaremos

por mares y lagos, por campos y colinas

hasta donde el cielo se abraza con el mar,

contaremos las flores nacidas esta primavera

mientras pintamos la melancolía de inmaculada claridad

                                                                                                                                     (A Aura)

 

 

‘Muñequita maravillosa’

Llegó el despuntar del alba contigo,

se alejaba ya la época invernal

borrándose tímido el rocío matutino

dando paso a la estación floral,

una mañana de marzo naciste,

otro milagro surgía en el camino,

germinada fuiste en el jardín del amor,

segunda nueva gracia del destino,

mi muñequita única e inimitable,

siempre inquieta, alegre y revoltosa,

ni el más diestro pintor podría plasmar

en su lienzo obra tan hermosa,

cómo reñirte con alguna travesura

cuando me miras así de sonriente

si al hacerlo, así pícara con tus lindos ojos,

siento fluir por dentro un torrente,

si pasaría mi existencia dándote

besos y abrazos, viviendo a tu lado

con el honor de ser tu padre

que me hace tan afortunado,

mariposa feliz y vivaracha

aleteando en los fulgores de primavera,

jilguero que impregna de poesía

los senderos de mi pradera,

siento una felicidad inmensa al ver

unidas y dichosas a tu hermana y a ti,

en el transcurso de vuestras vidas

pido fervoroso que permanezcáis así,

sois lo más glorioso que me ha sucedido,

mis bendiciones venidas del cielo,

transformáis en calidez y ternura

hasta la más gruesa capa de hielo,

por muchos años que yo viva, no será bastante

para demostraros a las dos cuánto os quiero

                                                                                                                              (A Danae)

Sobre el autor

Manuel José Águila

- Soñando despierto.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>