Publicado el: lun, 3 Feb, 2020
Opinión

VII Cuestiones sobre la crisis de la Filosofía

No es agradable tocar y rozar este tema, no tengo especial gusto y deseo de hacerlo, pero alguien, que con sus posibilidades y modestia se ha ocupado toda la vida de la filosofía, y la filosofía, de múltiples modos ha entrado en su conciencia y consciencia, en cierto modo, siente con tristeza como se está produciendo una agonía, ya desde hace lustros a y sobre la filosofía, a y en la filosofía. Y en la modestia de mis palabras, solo quiero hacer unas reflexiones, porque pensar, que mis frases pueden crear un debate nacional sobre esta cuestión, es caer en una vanidad y una soberbia, que no creo tener y menos, a estas alturas del crecimiento del árbol que soy yo.

– Si hoy viviese Nietzsche, pensador o filósofo que tengo muchas dudas sobre sus ideas, supongo que sus ideas y sus posibles artículos y sus libros no serían capaces de atravesar las revistas de filosofía académicas.

Me pregunto, si de alguna manera, puede suceder ahora, con otros autores, ahora que el mundo es y está globalizado, con una veintena de grandes ideologías y filosofías que de alguna manera, controlan y gestionan el mundo.

Por lo cual, el mundo académico y universitario que controla y gestiona la producción cultural filosófica, lo mismo aplicable a otros campos, deberían tener la obligación, entre otras funciones, de buscar o al menos recibir, obras y autores, que no están en los círculos académicos, porque el mundo es muy grande, y quizás, una persona entre mil, puedan decirnos algo. Lo digo por y para el bien de la humanidad. Porque no olvidemos que una rana de una nueva especie, no va a ir al departamento de biología de Harvard para decirle, estoy aquí, estúdienme y pónganme nombre. Sino que los biólogo van arrastrando su barriga por selvas y bosques intentando encontrar nuevos individuos de nuevas especies.

Bien haríamos que en los terrenos de las ciencias sociales, artes, filosofía, humanidades hiciesen lo mismo. ¡Ya me dirán que tienen muchas obligaciones, y que no tienen tiempo, solo con leer toda la literatura filosófica o estética académica o universitaria, lo entiendo y lo comprendo, pero recuerden el caso de Nietzsche, que tanto alaban ahora, y no hay mes, que no salga algún libro en el mundo sobre este autor!

– Es para mí, un motivo de tristeza la situación en la que se encuentra la Filosofía, al menos, desde diversos parámetros sociales y educativos. Alguien, que se ha dedicado, casi toda su vida, entre otras realidades a la filosofía, a la filosofía como estudio y análisis, pero también a ver el mundo, desde perspectivas y dimensiones esencialmente filosóficas. Uno, que modestamente, siempre ha querido dedicarse a la filosofía profesionalmente, pero que solo ha podido unos años, en la Secundaria, uno que por diversas razones, la filosofía ha sido una óptica esencial de visión del mundo, aunque no la única. Percibe con tristeza, por qué, grupos y colectivos e individuos e ideologías quieren reducir la filosofía a una marginalidad en la cultura humana. Incluso, algunos que se dedican a esta materia, que viven de ella, no son conscientes que con sus prácticas contribuyen también a esta realidad, a la defenestración y silencio y marginalidad de la filosofía.

El ser humano hoy necesita saber ciencia, tecnología, arte o artes, pero también humanidades, y también filosofía. El ser humano necesita investigar y resolver problemas filosóficos, que llevan con nosotros siglos o milenios. O encontrar otros nuevos.

Incluso aunque se admita, que la filosofía y sus cuestiones serán resueltas, al final, por la ciencia, la aportación de la razón filosófica es necesaria para la humanidad. Al fin de cuentas, la mayor parte de ideas y conceptos que tenemos, no son solo científicos, sino también artísticos y estéticos y humanísticos y filosóficos y metafísicos y religiosos…

La filosofía es como una enorme regla, que ayuda a dilucidar y a aquilatar. Aunque ante un problema la filosofía te presente diez soluciones, y no una como la ciencia. Es mejor conocer esas diez posibles respuestas que no ninguna, o quizás otras soluciones, que entran en los campos de la superstición, de la irracionalidad…

Creo y estimo que es un enorme mal en el mundo, a y en el ser humano, que la mayoría de personas, no sepan un mínimo de Filosofía, y es un enorme mal en el mundo, que en los sistemas reglados de la Enseñanza, la Filosofía cada vez, vaya reduciendo su presencia, y es un enorme mal que asignaturas de Filosofía o de Ética, sean enseñadas en los centros educativos por otros especialistas que no lo son en Filosofía, y es un mal en el mundo, que los propios profesores de Filosofía y especialistas de Filosofía no busquen formas de sistematizar la filosofía, de quitar tanto revuelo en ella, y que saber filosofía, al menos, una mínima, sea más fácil para todo y para todos…

A veces, he soñado, que quizás mi proyecto profesional, habría sido enseñar Filosofía, en algunos de los niveles, y al mismo tiempo, haberme dedicado a la búsqueda Filosófica. Lo segundo, creo que lo he hecho durante toda la existencia, después plasmándolo en párrafos, dibujos, artículos, pinturas, microensayos. Lo primero, solo he podido realizar, por diversas razones, unos años…

Sobre el autor

JMM Caminero

- Sección en la que trataremos temas de actualidad con un sesgo literario-filosófico.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>