Publicado el: jue, 18 Jul, 2019
Opinión

Probablemente Dios si existe

Ante una serie de campaña publicitaria, desde la década pasada, que su lema era “probablemente Dios no exista”, llevada a autobuses y en la prensa.

Quizás haya que realizar algunas reflexiones, no totalmente sistemáticas, y desde luego expresadas con sumo respeto a las personas creyentes, como a las no creyentes:

Lo primero que habría que recordar, que se puede ser librepensador, y no ser por eso ateísta o ateo, sino ser un librepensador teísta o creyente de que existe o puede existir Dios.

El concepto de probabilidad es un concepto muy relativo, puede que una hormiga en la orilla o al lado de un mar, piense que su mundo solo está formado o conformado por cien metros cuadrados, pero puede que un elefante al lado de la hormiga, piense que su mundo es mil kilómetros cuadrados. O dicho de otro modo, seamos prudentes y serios, el mundo humano, apenas conoce casi nada de la realidad, por tanto, no sabemos lo que existe en el Universo, ni siquiera las explicaciones del universo, menos aún, la diferencia que ahora se está abriendo entre universo visible, cien mil millones de galaxias, y el mundo invisible, aún mayor, la materia y la energía invisible.

Ante esta enormidad, de espacio y de universo, ante esta enormidad de tiempo, y nosotros, solo conocemos, un poco de este planeta, ni siquiera sabemos lo que hay en el fondo del océano. Lo menos que podríamos ser, es ser prudentes.

Declararse no creyente, no es lo mismo que declararse ateo. Esta diferencia, puede parecer sutil pero no lo es. Si usted pregunta a cien personas si son creyentes o no, le pueden dar una respuesta, diferente, si a esas personas le pregunta es usted ateo o no lo es.

Además, el concepto de creyente o no creyente es muy amplio, subjetivamente confuso, alguien puede creer que existe Dios, pero no creer en una religión positiva, o uno puede creer que el Nazareno es Dios o puede serlo, pero no práctica los sacramentos o solo admite algunas normas o…

Por otro lado, el concepto de Dios es diverso, en la enorme cantidad de filosofías existentes en el mundo, en las diferentes metafísicas, y en las diferentes religiones. Por tanto, cuándo hablamos de Dios y de religión o de metafísica, hay que precisar que religión o qué Dios o qué metafísica estamos hablando, cual afirmamos y a cual negamos, o qué aspectos negamos.

Por consecuencia, esto parece baladí, pero esto es esencial, porque digamos de unas dos docenas de grandes concepciones religiosas o sobre Dios, usted puede decir, que no cree, pero otro creyente, dirá lo mismo, solo afirma algunas y otras las niega.

Reitero, no es lo mismo una concepción religiosa que otra, ni una metafísica que otra, ni un concepto de Dios que otro. Esto, que parece tan sencillo y simple, no se tiene en cuenta, y es el principio de muchas confusiones.

Que alguien crea en Dios, no puede ser castigado, ni sancionado en ningún lugar del mundo. Si alguien se cambia de religión, no debe ser sancionado, ni castigado en ningún lugar del mundo. Si alguien no cree en Dios, no debe ser castigado, ni sancionado en ningún lugar del mundo.

Pero si se debe utilizar la razón y el diálogo para hablar, para encontrar razones y contrarazones, con respeto y tolerancia. Pero en todos los sentidos, no solo unos, sino todos. Si se pide respeto, se pide respeto para todos, y no solo para algunos y algunas posiciones.

El ateísmo debe explicar, por ejemplo, al Nazareno, como una persona montó en tres o cuatro años, un movimiento como ha sido el cristianismo. Otros reveladores-creadores-inspiradores-desveladores de religiones, tardaron al menos veinte años o más. No hay nadie en la historia que haya sido capaz de montar un movimiento como es y ha sido el cristianismo. Solo en tres o cuatro años. Y cómo además muriendo en muerte, muerte de cruz, sin entrar a explicar esta realidad en su época.

¿Cómo explicar un fenómeno como el cristianismo de los tres primeros siglos, que fue seriamente perseguido, sin apoyo oficial, y cómo pudo mantenerse, con un clima social y ambiental, claramente en contra? ¿Cuestión que no ha sucedido en los otros grandes movimientos religiosos mundiales…?

También el ateísmo, debe intentar explicar, y nos encuentren razones, por qué los sesenta milagros aprobados oficialmente de Lourdes. Sin entrar en los cientos, que después de pasar los sistemas de estudio científicos y religiosos, han sido aprobados oficialmente, en el seno del cristianismo católico, solo en el siglo veinte.

¿Qué explicación a este fenómeno, sin olvidar el aprobado oficialmente, denominado “milagro del arroz de Olivenza”, sucedido hace unas décadas en dicha ciudad”?

El ateísmo debe explicar como personas y personalidades, como Pío de Pietrelcina, cito a ésta, porque es reciente, porque podrían existir otras. Pero ésta diríamos es de ayer, por lo cual hay una enorme cantidad de datos, documentación, textos, imágenes, etc.

Nos deberían explicar la multitud de fenómenos que se produjeron alrededor de esta persona, ciertamente, no todos aprobados por la autoridad eclesiástica, pero tampoco negados.

Por otro lado, hay una postura, minoritaria, pero que no se puede negar, su importancia, que viene a indicar, resumiéndolo así, aunque se demostrase que no existe Dios, cosa que no se ha hecho todavía, que yo sepa, no se puede negar que millones de personas dejen de creer en Dios, porque ese concepto es el que les permite vivir y sobrevivir en las enormes tristezas que la vida puede acarrear. Con Dios, lo pueden medio superar, medio vivir, sin Dios, caerían en la desesperación.

Por consecuencia, aunque yo creyese y pudiese demostrar que no existe Dios, cosa que no puedo, ni creo nadie pueda, no difundiría la no existencia de Dios, porque todavía Dios es la única esperanza a cientos de millones de seres humanos, de salir de la pobreza, de soportar la cárcel, de aguantar la enfermedad de un hijo o un marido que dura lustros, de soportar campos de concentración, etc.

También no olvidar, que los dos sistemas sociopolíticos e ideológicos, contrarios entre sí, del siglo veinte, no democráticos, que llenaron el mundo de campos de concentración o de exterminio, eran sistemas ateos. Ateos que tomaron el poder, y con una bandera u otra, impusieron el ateísmo, o mejor dicho, no tuvieron un freno porque no creían que existiese ningún Dios.

Este hecho y este dato, sin deseo que nadie se ofenda, ni nadie se sienta herido, no hay que olvidarlo.

Y por otro lado, personas, pocas que dirigieron esos campos, algunas de ellas, con una convicción religiosa, intentaron frenar la crueldad, como así en el jardín de los justos, los mismos judíos los han confirmado.

También indicar, que las diversas razones que la filosofía y otras ciencias sociales han montado para mostrar y demostrar la no existencia de Dios, por ejemplo, el problema del mal, la necesidad económica, el poder político, la historia, la sociedad, las necesidades psicológicas conscientes o inconscientes, y otros similares, nos guste o disguste, no son pruebas de la no existencia de Dios, porque igual que el arte es una necesidad humana, porque sea una necesidad humana no quiere decir, que el arte no tenga un lugar en el mundo humano.

Es decir, que la concepción de Dios y de la religión, humanamente tenga componentes históricos, sociales, culturales, económicos, psicológicos, etc. No quiere decir, que por eso, no exista un núcleo esencial y fundamental, que muestre que la existencia de Dios es posible y probable. Ciertamente, en un modesto artículo de periódico no se pueden analizar todas las razones, dadas por la historia desde Strauss, Feuerbach, Marx, Nietzsche, Freud, etc.

Para terminar, diré que cuentan, no diré qué ejército, ni qué país, que tomaron una posición en una ciudad, y entonces iban a fusilar a todos esos soldados contrarios, y uno empezó a rezar su oración judía antes de morir. Y el que dirigía ese pelotón, al oír esos cánticos lo retiró de la pared de fusilamiento.

¿Qué quiero expresar con esto? ¿Difícil de redactarlo? ¿Pero qué podría enunciarse del siguiente modo, si un sujeto equis o colectivo zeta, cree que después de esta vida existe un Juicio Particular, yo estimo y creo, y así la historia lo muestra y lo demuestra, que al menos dentro del cristianismo, las personas que así piensan, saben que no solo existe una moral, ni solo existe un sistema jurídico, que ambos pueden ser muy permisivos en algunas circunstancias, sino que también existe un Dios, y por ese Dios, va a ser juzgado, aunque sea dentro de diez o cincuenta años?

¿Y en ese caso las personas se retienen en sus actos, salvando excepciones? ¿Y aunque solo sea por eso, quizás, el concepto de Dios, el concepto de religión, el concepto de alma, el concepto de Juicio Particular, deba ser respetado y defendido aún hoy día…?

¿Especialmente, si ese sujeto, tiene el botón nuclear en sus manos, o si tiene un poder enorme, como cualquier jefe de Estado o de Gobierno hoy tiene de cualquiera de los doscientos Estados existentes…?

Sobre el autor

JMM Caminero

- Sección en la que trataremos temas de actualidad con un sesgo literario-filosófico.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>