Publicado el: sáb, 20 Jul, 2019
Opinión

¿Enroque?

Al final sobrevivió la reina. Fuente: Hipertextual.

Las elecciones han pasado, aunque parezca mentira, y la gran ola del cambio se ha convertido en un mar en calma. Todo y nada ha cambiado en nuestro ayuntamiento, las piezas del ajedrez nos han otorgado un deja vu muy bonito para los aficionados.

Ya de por sí los jugadores en su mayoría permanecieron inamovibles de una partida a otra. El PSOE, los andalucistas, el PP, IU, Podemos y hasta la líder de SSF eran viejos conocidos. Los únicos novatos eran los de VOX, la Falange y la renovada lista de Ciudadanos. ¿Era esto un presagio?

Sin embargo, preguntabas en la calle y, ya sea por morbo o desconocimiento, nadie sabía decirte con franqueza lo que iba a pasar tras las elecciones. Si la reina de la Isla se iba a mantener en su trono o si llegarían viejos tiempos, o si por el contrario, la cara tierna de Andalucía se impondría tras una tremenda campaña electoralista.

Yo tenía fe en los cambios, quizás por mi ojo crítico, o bien por mi ideología personal. Me equivoqué, San Fernando es un bucle y le gusta quedarse donde está antes que aventurarse a navegar por tierras desconocidas.

No estamos en el día de la marmota, estamos en la ciudad que sobrevivió la invasión francesa, pero a la que le gusta mantenerse quieta entre las aguas saladas como una enorme roca que se desgasta con el azote del reino de Poseidón.

¿Bueno o malo? Los años nos lo dirán. Pero todos sabemos cómo acabará esta historia. El PSOE volverá a llamar a la puerta del perpetuo teniente de alcalde, que celebró sus resultados como si hubieran ganado el mayor torneo de fútbol, y el cuento seguirá sin interrupción hasta que los tableros se pongan otra vez en marcha. O no, parece que por fin estará fuera del gobierno los andalucistas gracias a la izquierda.

¿Culpables? Quizás una fragmentación de un bando, quizás un reflejo nacional que se intenta emular a nivel local, puede que un programa virtual que contenta a los vecinos de la sal, o una enorme campaña de abanicos y otros enseres que acaban perdidos por cualquier rincón.

No maldigo estos resultados, ya que es deseo indómito del graderío que contempló las jugadas maestras en esos duelos a nueve bandas. Ergo, no puedo sobreponer mis intereses sobre los de la mayoría. Los idilios del que escribe datan sobre el resultado, una opinión sin más.

Nos encontramos ante un momento de estabilidad, veremos si los vencedores saben aprovecharse del reloj y cumplen con lo prometido. Aprovechen esa ilusión que han generado con unas expectativas bien altas para hacer de nuestro pueblo un paraíso para sus habitantes, que luego vienen las prisas y los lamentos.

Aunque conocedor de nuestra propia historia, aquí somos mucho de dichos populares, esos que jamás mueren, y en esta ocasión pega un… Más vale malo conocido, que bueno por conocer.

Sobre el autor

Antonio S. Jiménez

- Correveidiles y opiniones del día a día de nuestro mundo mundial

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>