Publicado el: dom, 28 Oct, 2018
Eventos

La Salina San Vicente de San Fernando presume de sal

La cata de sal celebrada en la señera salina isleña pone de manifiesto las infinitas posibilidades del producto, de altísima calidad, en todas sus variantes y el desconocimiento que existe sobre una sal tan rica y tan cercana. La actividad, además, evidencia la cantidad de potencial del espacio por la rica biodiversidad que alberga.

La Salina San Vicente asombró a los participantes en la cata de sal celebrada ayer. Presumió de un producto excelente. La familia Ruiz lleva 4 generaciones creciendo y evolucionando con él, siempre con la calidad por bandera.
Era una actividad organizada por Atlántida Medio Ambiente, dentro del proyecto que desarrolla: Salinas y Empleo Sostenible II, de la Fundación Biodiversidad; completamente gratuita para los destinatarios, por tratarse de un proyecto cofinanciado por el Fondo Social Europeo, para conseguir formación y empleo de calidad.

El propósito: promover el consumo local, poniendo en valor las salinas a través del empleo sostenible.

La actividad contó con el maestro salinero, Manuel Ruiz, que lleva 80 años en esta salina, y con Rafa Benjumea, de Atlántida Medio Ambiente.

Ruiz se encargó de explicar el proceso artesanal que realizan en San Vicente para producir y recoger la sal. Aseguró que la salina está ideada como un circuito de tajos y esteros -desde tiempos romanos-, con distintos niveles por los que va pasando el agua salada a través de pequeñas compuertas o periquillos hasta que llega al cristalizador, donde “se precipita” la sal.

Destacó también la cantidad de aves que acuden a la salina atraídos, entre otros alicientes, por la artemia salina y, entre otras muchas cosas, explicó que la codiciada flor de sal -que ellos han rebautizado como sal de hielo-, se extrae de la lámina muy frágil que se forma en el cristalizador y que su particularidad radica en que al comerla, se deshaga en la boca.

Benjumea, por su lado, insistió en la enorme biodiversidad de estas salinas que, además, están en espacio protegido: el Parque Natural Bahía de Cádiz y, como consecuencia, en la Red Natura 2000 (que es la red de espacios protegidos de la UE). Y señaló que esa protección es un valor añadido.

También explicó que semejante riqueza natural supone, además, nuevas posibilidades para diversificar la actividad en la salina, con iniciativas relacionadas con el ecoturismo, turismo ornitológico o de educación ambiental, entre otras. En la Salina San Vicente, por ejemplo, funciona desde hace años un centro de celebraciones, que ya aparece integrado en la salina y que demuestra la necesidad de estos espacios de reinventarse con actividades sostenibles para garantizar su mantenimiento.
Ya en la cata, los participantes pudieron comprobar las diferentes sales que se pueden encontrar en el mercado. Y conocer la que produce San Vicente: sal marina de gran calidad artesanal y ecológica, con numerosas variantes, e incluso su famosa sal de hielo.

Sobre el autor

Redacción

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>