Publicado el: dom, 30 Sep, 2018
Opinión

Aquí no hay playa

A escasas horas de finalizar septiembre pero parece que el verano se resigna a despedirse. Los niños han vuelto a clase, la rutina vuelve a nuestras vidas, pero el sol nos pega con intensidad provocando nuestros resoplidos y agobios inoportunos.

Desde el consistorio nos confirman que ellos tienen un microclima diferente a los demás ciudadanos y se embarcan en apresuradas obras en el acceso a nuestra supuesta playa virgen. Es decir, nos dejan el principio de los aparcamientos para que entremos por la primera pista y nos olvidemos del resto de nuestro paraje veraniego.

Creo que se vuelven a equivocar, todos somos humanos y fallamos, pero esto me suena a prisas de última hora porque quizás los próximos veranos algunos de nuestros mandatarios estén haciendo las maletas.

Es una pena que no podamos aprovechar las últimas ráfagas de sol del año como Dios manda, pero es lo que tenemos en una alcaldía que parece arrancar cuando la bocina va a indicar el final del partido. Una lástima que nos traten como idiotas, pues creen que no recordaremos la falta de mantenimiento de la playa a principios de año y del mismísimo verano.

Creo que Camposoto se mereció otro trato. Quizás haber empezado el primer año haciendo algo más que una solución provisional, no haber esperado tanto para ampliar los carriles, y haber realizado el trabajo faltante antes de empezar el verano, que parece que buscamos el aprobado raspado de última hora.

Mientras tanto, se aproxima Halloween, celebración que cada vez cuenta con más presupuesto, dejando atrás al carnaval por ejemplo. Si se esmerasen igual con nuestro querido patrimonio natural que con esta celebración, y ojo que a mí me encanta esa fiesta oscura, las únicas vallas de Camposoto serían las de los militares.

Espero que quien coja el mando el año que viene, o si repiten los mismos, cuiden mejor de uno de nuestros tesoros. Deseo que no se olviden de ningún ciudadano, que la playa canina mejore, que la temporada de verano se alargue mientras el tiempo lo desee y ofrezca más posibilidades al ocio de lo que ya ha dado por ahora.

Ojalá algún día, exista un transporte público que nos lleve a nuestro paraíso en cualquier época del año, pues creo que las vistas al mar son igual de hermosas en invierno que en verano. Creo que se podría soñar con una mejor vida para la playa durante todo el año.

Ahora llegas para contemplar la naturaleza en todo su esplendor y vaya, aquí no hay playa.

Sobre el autor

Antonio S. Jiménez

- Correveidiles y opiniones del día a día de nuestro mundo mundial

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>