Publicado el: jue, 8 Dic, 2016
Opinión

(II). Amar queriendo, queriendo amar

RetalesVimos en la primera parte por resumir el anterior retal, lo que era las dificultades del amor, quitando las parejas que encuentran un equilibrio real y que por medio de la confianza, amor, respeto y demás valores les va de lujo. Hablamos de aquellas parejas que se dejan el alma, por amar y que deciden, no seguir adelante porque algo ya no funciona, no son correspondidos, pero han tenido la mala fortuna de enamorarse sin ser correspondidos. Y hemos dejado para el final el peor de los casos; aquellas parejas que si se han amado en algún momentos de sus vidas, que se conocen, que se han amado, que a uno de los dos le sigue durando el amor y al otro no. Aquellos, que como el Guadiana el amor les viene y se va según el sol les de en la cara esa mañana. Aquellas relaciones que no terminan de cuajar, que se empantanan, que ahora sí y ahora no, que lo intentan repetidamente en el tiempo y el amor parece jugar con sus relaciones .A esto lo denomino Amar queriendo.

Amar queriendo está claro que hay amor, que es verdadero que amas a la persona, que es cierto, que se sufre y se pasa peor que peor. Pero creo, sin ser un profesional en la materia, desde el punto de vista del retal que toca, que este amor es incauto, inmaduro, irreflexivo, Es un amor basado en principios muy pobres, donde no se quiere arriesgar, quieres recibir pero no dar, no quieres arriesgar, te da miedo, pavor y desasosiego mirar dentro de ti y encontrar la máxima verdad, que no es otra que falta de amor propio, falta de coger al toro por los cuernos, falta de arriesgar y decir que realmente eso es lo que quieres y esa es la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida, porque no tienes miedo de que te haga daño no, tienes miedo de ti mismo o misma, de no estar a la altura, por la falta de amor propio que tienes. No temes a los cuernos, ni a que te deje por otra, temes que no seas capaz de enamorar a la persona, porque en realidad no estás enamorado de ti misma o mismo. No quieres apostar a empezar esa relación, no porque tengas pánico de que se canse de ti, sino porque no sabes si quiera si estás cansado de ti mismo. Solo buscas príncipes y princesas que vaya el amor en una sola dirección, para recibir y no dar, porque dar significa que estas lleno y realmente no sabes si lo estas.

Amar queriendo, significa quererse a sí mismo, por encima de todas las cosas, estar seguro de ti mismo, porque si no eres capaz de respetarte a ti mismo, nadie te respetará, si no eres capaz de amarte a ti mismo, nadie te amará, sino eres capaz de perdonarte a ti mismo, nadie te perdonará. Esto escrito sobre el papel, quizás sea un tópico típico, del que hemos oído hablar muchas veces y vemos pasar por nuestro lado, como el que escucha llover, pero como atender a esto, como no oírlo nunca más, para evitar un nuevo chaparrón que nos coja sin paraguas. La única solución que encuentro es haciendo examen de conciencia, mirándote dentro de ti, delante del espejo y siendo sincero contigo mismo, siéndote fiel, escúchate y dite que sientes por ti, cuando te respondas, revisa que te gusta y que no te gusta, que admites y que no, si no tienes amor propio, si no te quieres ojo puede que sea la única razón porque esa persona que perdiste, no quiera volver a tu lado.

Sobre el autor

Raúl López de Palacio

- Son relatos cortos, opiniones o experiencias vividas desde la humilde opinión de quien les escribe. No deseo debatir, criticar, tener la razón. Me basta con compartir sentimientos e intentar a la vez sensibilizar al lector.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>