Publicado el: dom, 27 Nov, 2016
Opinión

(XXII.I) La Isla y la Hermandad del Domingo de Resurreción

El Rostro del Resucitado.

El Rostro del Resucitado.

… Viene del artículo anterior… Antiguamente no existía una hermandad de la Resurrección propiamente dicha y era la Junta Oficial de Cofradías entonces junto a los cargadores, la que se ocupaba de organizar una procesión el Domingo de Resurrección con la figura de un Resucitado de los llamados hechos en series procedente de Olot (Gerona), que siempre estuvo en la capilla de la pila bautismal de la Iglesia Mayor y aún se conserva justo al lado de la Virgen del Rosario y encima de la puerta que conduce al archivo parroquial, a la Cueva  y a la salida posterior de la Iglesia.

Esta imagen salía en un principio en el Paso cedido de la hermandad del Cristo del Perdón y más tarde en el de la hermandad de Medinaceli y, a este respecto es justo decir que su primer hermano Mayor en aquella época, Francisco Reula León, ayudó y prestó una eficaz colaboración para la organización y puesta en marcha en la consecución de dicha procesión.

La citada procesión no llevaba penitentes, su cortejo lo componía solamente unas filas de hermanos cofrades y  de fieles y de devotos que acompañaban al Cristo delante del Paso durante todo su corto itinerario.

El Paso iba cargado cada año por una cuadrilla distinta de los cargadores existentes en aquel tiempo, que además se sustituían cada año en perfecta rotación  y detrás del Paso solían ir  también acompañando al Señor Resucitado, una nutrida representación de cargadores que durante la Semana Santa habían cargados distintos Pasos de nuestras hermandades y cofradías.

Llegado hasta aquí  y después de este largo preámbulo por considerarlo necesario, entro a definir mis impresiones de la hermandad que hoy ocupa  como colofón y punto final de esta sucesión de artículos  propuestos hasta llegar al presente.

El lema y escudo de la Hermandad.

El lema y escudo de la Hermandad.

Así pues debo decir que la hermandad de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Victoria, es la más joven de nuestras hermandades y cofradías, dado que su fundación tan solo data del año 2004.

Y se debe a la inquietud de unos jóvenes cofrades isleños, entre los cuales se encontraba nuestro flamante pregonero de la próxima Semana Santa, Manolo Sánchez Casas, amén de otros conocidos cofrades de la feligresía o próximos a ella, soslayando intencionadamente nombrarlos a todos por el riesgo que supone siempre omitir a algunos, refiriéndome solamente  a aquellos que por una causa determinada o puntual sea ocurrente o necesario citarlos, como en el caso precisamente anterior del pregonero y los que se citan en los párrafos siguientes.

Su sede canónica se establece en la Iglesia de San José Artesano del singular barrio del Parque, bajo la dirección espiritual del Rvdo. P. Rafael Vez Palomino, siendo  su primer hermano mayor, José Adolfo Baturone Jerez. Y su lema como no podía ser otro  ‘’Resurrexit Alleluía’’ figurando también en su escudo diversas simbologías todas ella relacionadas con otro lema acrónimo JHS -Jesús Hombre Salvador- o el de María en celeste con una A y una M entrelazadas, así como otros elementos, destacando entre ellos la Cruz de los Caballeros del Santo Sepulcro, cuyas ochos puntas nos muestran y nos pone de manifiesto, las bondades de las bienaventuranzas a la que hace referencia.

El Paso de Misterio del Resucitado.

El Paso de Misterio del Resucitado.

El Paso de la Sagrada Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, representa el triunfo de la vida sobre la muerte, como así se pretende inmortalizar en la figura del Señor mostrando una cruz que lleva abrazada bajo su brazo izquierdo y con el derecho impartiendo su bendición, figura que me atrevería a insinuar qué, tal vez como anécdota y salvando la distancia, creo que José Adolfo Baturone Jerez,  pudo referírsela al escultor para su titular de la que compartimos juntos en un viaje a Roma tomada del  Cristo de Minerva, una escultura de mármol obra del Miguel Ángel, que representa a un Cristo desnudo y redentor abrazando una cruz, aunque de manera distinta a como la abraza el nuestro y  que se venera en el lado izquierdo del Altar Mayor de la Iglesia de Santa María, copra Minerva de Roma. Al citado Cristo se le ha puesto un velo de pureza para taparle su parte más íntima…Continuará…

Sobre el autor

José María Vieytes Beira

- Profesor, articulista y cofrade.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>