Publicado el: Vie, 8 Jul, 2016
Opinión

Cuando arriban las caballas

El Castillo de San Fernando. Sin saber muy bien porqué ni como, una mañana   nos levantamos y vuelven a nuestros labios letras y acordes. Esperaron pacientemente a que los caracoles se llevaran el frío, y una época del año más propia de otras actividades. Aletargadas, afloran con las mañanas de calor y levante. Vuelven festivales, en su mayoría para causas benéficas y fines sociales, que demuestra una vez más, el enorme corazón de una gran parte de carnavaleros,  actuaciones de antologías que tanto han proliferado en estos años, y aportan su granito de arena, para que  coplas olvidadas en la distancia vuelvan a la vida.

Entonces ocurre; arriban como todos los veranos, y con ellas vuelve el renacer del gaditano, vuelven en forma de regalo, que los dioses nos otorgaron, con su plata y al  son de la cantinela de los pescadores. “Hay caballas caleteras y son pa asarla.”

Maravillosa música por los rincones de la ciudad, por la playa en la arena, “son pa asarla” y el alma de todos nosotros renace, porque esa es una de las virtudes inigualables de esta bendita tierra, hacer de algo tan sencillo, como la música y la mar, un estilo de vida inalcanzable para el resto de los mortales. Renacemos  porque los dioses nos concedieron el regalo del saber, que cuando todo acabe, ya siempre será el día que arribarán a la playa, con levantito  flojito que llevará a nuestros oídos, cual delicioso susurro, la música de nuestra tierra. Es el regalo concedido, la filosofía de saber que todo no acaba aquí, la profundidad de personas, que luchan por grandes batallas, como son llevar un Manolete a la mesa, por el dique, por sus seres queridos, por su tierra y su mar.

Cuando arriban, vuelve la luz y el carnaval, símbolos perpetuos de esta bendita tierra, donde por un tiempo todo es más sencillo y los problemas más llevaderos, disfrutemos de un maravilloso tiempo que llega. Carnaval y playa, levante y sol, noches eternas que no acaban, donde todos volvemos a renacer.

 “Hay caballas caleteras y son pa asarla”

                                                                     En memoria de Carmen Fuentes

Sobre el autor

José María Palmero (Caleti)

- El circo de la vida, a mi me enseño, que las penas se olvidan con buen humor y que el tiempo que perdemos no es recuperable.

Mostrando 1 comentario
  1. Carmenmarina dice:

    Pues si José Maria nuestra tierra es maravillosa! Y los q somos hasta la médula aficionados al carnaval es d agradecer esos festivales y esas antologías q nos hacen volver al pasado. Me encanta tu forma d expresarlo, no dejes d escribir, los aficionados te lo agradecemos.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>