Publicado el: sáb, 3 Nov, 2018
Opinión

Sentencias VII de Juan de Portoplano

Foto. Antonio Quintero.

Puede que usted considere este artículo y otros similares como cosa baladí y sin importancia, como poca cosa. No le voy a llevar la contra, pero siempre he pensado que las pequeñas cosas, lo pequeño es lo que hace grande las cosas. Al final, fíjese y reflexione usted sobre usted mismo, no dedica un montón de tiempo y esfuerzo cada día en las pequeñas cosas, que al final las pequeñas cosas son las cosas grandes. Al menos, para nosotros, la inmensa mayoría de los seres humanos. Esas pequeñas cosas, que hay que mirar con prudencia, racionalidad, sentido común, saber ortodoxo y práctica ortodoxa. Al fin de cuentas, solo quiero que se mire en su propio espejo, y estas frases solo sean excusas para que usted repiense algunos aspectos de la realidad, del micromundo de usted y de todos.

Usted ha tenido el valor, el tiempo y el conocimiento suficiente para enfrentarse a sí mismo, y preguntarse, mis ideas equis o zetas o emes de dónde vienen, dónde se han originado o se han causado, que factores personales, ambientales, familiares, sociales, culturales, educativos, etc., han intervenido para que yo crea que el sistema equis es mejor que el zeta. Ha tenido usted el valor y el tiempo y el conocimiento para mirarse a ese espejo profundo de su cuerpo-psique-mente-alma.

De la gran música de todos los tiempos, después por mil formas de evolución y generación surgen los millones de canciones de cada época, de los grandes clásicos y maestros del pensamiento y del pensar y de la filosofía surgen después todas las formas de pensar y repensar que todos tenemos, que en gran parte hemos tomado del ambiente, que son ecos de esas grandes líneas de pensamiento, de esos combinaciones-híbridos-reconversiones. Por tanto, sea modesto cuándo se cree único y original en el pensar.

Me y le pregunto sí la música, o parte de la música actual, y el deporte, y parte del deporte actual, son varios de los instrumentos que se utilizan para gestionar y gobernar a los pueblos hoy, ciertamente con otros medios y desde determinadas plataformas y poderes…

Ciertos fenómenos actuales, hay que preguntarse, si no son las epidemias de nuestra época, quizás algunas epidemias biológicas y sociales, del pasado, que durante siglos han mermado la población se han resuelto, pero han surgido otras nuevas. No le voy a poner nombre, piense usted, si desea y si quiere, cuáles serían tres grandes y posibles epidemias del mundo actual, del mundo de este último siglo: 1ª ……………………. 2ª………………….. 3ª…………………

Modestamente, soy una de las mil personas en el mundo que están intentando, con el pensamiento y el razonamiento que la humanidad pueda continuar, o dicho de otro modo, intentar plantear preguntas y argumentos y razones, para que el mundo humano, no termine dentro de cincuenta o cien o doscientos años.

O dicho de otro modo, para terminar con el cáncer deben existir docenas de miles de científicos en muchas áreas para adquirir conocimientos y aplicaciones para resolver dicha enfermedad. Para las enfermedades sociales y políticas y culturales, sucede lo mismo, hay miles de personas que se ocupan de unos problemas y otros.

Pero ciertamente, nuestros coetáneos, no le dan tanta importancia a nuestras búsquedas. Es más, ni nosotros mismos. Pero en el fondo, lo que yo hago y muchos hacemos, en nuestra total rutina y olvido de todo y de todos, es intentar que la humanidad no desaparezca o no caiga en contradicciones con enormes sufrimientos. Es decir, en investigaciones sobre el pensar y todo lo humano.

¿Cómo se curan las heridas y traumas que las sociedades se han producido o se produjeron hace décadas o varias generaciones anteriores…?

¿Se pueden crear penurias, escasez, hambre para que se creen situaciones radicales y límites, y de ese modo, después venir ideologías salvadoras? ¿Situar a millones de personas en el límite, y entonces, después vienen líderes e ideologías salvadoras…, pero antes, se han ido poniendo situaciones y soluciones que iban llevando a ese abismo o estrecho…?

¿De verdad queremos la paz social y política, la racionalidad del sosiego, de lo bueno o conveniente, aunque no sea la utopía, o por el contrario queremos la utopía, sea equis o sea zeta, sea contra equis o sea contra zeta, suceda lo que suceda…?

¿Puede ser utilizada la política, en algunos casos, o en algunas personas, o en algunas ideologías como formas de curar traumas o heridas que se han ido heredando bajo el paraguas familiar de varias generaciones…?

¿Te duele tu sociedad y tu país, te duele, una sociedad y un país, que desde hace siglos, no encuentra su lugar dentro de sí mismo, que siempre se está definiendo y redefiniendo, siempre situándose frente a sí mismo, siempre con el peligro de enfrentamientos graves entre sectores de la misma población…?

¿Ay, como Machado nos diría, españolito que naces, alguna de las dos Españas te destrozará el corazón, me temo que alguna de las tres o cuatro o cinco Españas…?

¡¿Cómo sosegar y tranquilizar y armonizar y racionalizar el propio corazón-mente-alma-cuerpo-carne de uno mismo, cómo vivir en paz con uno mismo…!?.

Sobre el autor

JMM Caminero

- Sección en la que trataremos temas de actualidad con un sesgo literario-filosófico.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>