Publicado el: lun, 5 Nov, 2018
Opinión

Nunca felicitaré un cumpleaños

Foto. BakeOrDie.

Perdonen que sea tan rotundo con esta afirmación pero con los tiempos que corren cualquier fecha del calendario tiene una cruz o un punto negro señalado, desde el 11-S al 11-M, pasando por el 23-F. Por eso antes de felicitar un cumpleaños o una onomástica me lo pienso 3 veces si no es de alguien de mi entorno. Porque basta que felicites a alguien extraño a ti para generar dudas sobre el que hay que celebrar o que está por venir. Por ejemplo, sí es el día en el que cumples 32, y te felicito, dando la casualidad que es la Diada catalana, ¿Te estoy señalando? ¿Puede que te llamen separatista o incluso tacharte de terrorista? Por eso lo tengo muy claro, nunca felicitaré un cumpleaños o un santo si no es alguien de mi familia. Porque la Familia es lo primero y además es sagrada.

Hablemos de la fecha de tu cumpleaños, ¿sabías que existen personas que cuentan su edad desde el mismo día de la concepción? Es decir, algunos tenemos, la mayoría, 9 meses más de los que realmente tenemos, aunque yo no soy nadie para determinar eso, creo que para ser justos deberíamos celebrar nuestro cumpleaños cuatro meses y medio antes. O sea, fifty-fifty. Ni tanto ni tan calvo. Para que la fecha última de posible aborto fuese entorno a los 4 meses. ¿Para qué traer una criatura a este mundo si no va ser colmada de amor que es lo que necesita?. Aunque de eso necesitamos todos, ¿verdad?

Las onomásticas son otro cantar, realmente creen en los santos y que tienen algún poder o milagro concedido por obra y gracia del Espíritu Santo. Como San Cucufato, por Dios, nunca mejor dicho. Por Dios, voy a atar un pañuelo con tantos nudos  como euros nos han robado los políticos y aquellos cargos colocados en cualquier funcionariado. No tendría tela suficiente ni aunque la importara de China para poder recuperar tanto dinero en desfalcos.

Y nuestro amigo San Pancracio, que de tanto perejil que le ponemos estamos dejando el campo hecho un desierto, trabajo para mí y mis hermanos. Eso es lo que pedimos, además de tierra y libertad. Desde esta tierra más quemada cada día, con sus Inris y San Benitos, seguimos en la lucha y en la lucha seguiremos de aquí a la eternidad, pero siempre con la bandera blanca, solo blanca, porque cada vez que se añade un color siempre sale algún damnificado.

Muchas gracias a los que siguen mis artículos, solo deseamos la paz en este mundo de locos y que disfruten de vivir al día porque en los tiempos que corren no se sabe que pasará mañana. Paz hermanos. Bienaventurados los que leen porque de ellos será la sabiduría de un pueblo. Así sea y así será.

Sobre el autor

Alas

- Crítica, sátira y lúdica de temas candentes y no tan candentes

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>