Publicado el: vie, 2 Nov, 2018
Opinión

Halloween & Tosantos. Fusión de culturas

Te sientas, te pones a leer, delante de tu taza de café con la tele de fondo, los niños siguen acostados aprovechando el puente y meditas otra vez solos los dos o las dos, tu conciencia y tú y meditáis sobre qué está pasando a día de hoy.

Mientras vas recogiendo los caramelos que le dieron a tu hija el vecindario en su calabaza de plástico y la túnica de la monja, mientras vas haciendo eso te acuerdas de los que ya no están, del abuelo que le hubiera llevado 2 horas más de paseo para que rebosara la calabaza de caramelos.

– Papa, ya está bien por favor que luego le duele la barriga.

– Es igual hijo, tu que sabrás. Le pasa lo mismo que a ti, lo que pasa que ya no te acuerdas, pero tu con los bollos de leche.

Y santas pascuas. Ese regalo de la vida que se llama memoria y que te ofrece la última fiesta de Halloween antes que se lo llevara esa maldita lacra. En ese momento, se levanta Laura, remolona, con los ojos pegados aún y te pregunta por las chuches. Te acuerdas mientras das otro sorbo de café que ya no está la tía Inés, que ya no está mamá, y que ayer fue el Día de Todos los Santos, que tu tía Mari aún sigue llevándole flores a la tumba, porque ella no entiende de Halloween ni leches, que no sabe que es esa fiesta, pero claro es que tampoco tiene hijos.

Y luego, los amigos que hay que ver que se está perdiendo lo de la plaza, con lo gracioso que está ver al cerdo vestido de Pablo Iglesias.

– Si claro, cojones a ti te hará gracia que eres del PP, pero yo lo hubiera disfrazado del niñato de Casado.

– Venga joe, no empezar a discutir con la política, estábamos hablando de los “Tosantos”, de la plaza, del campo de futbol hecho de salchichas.

– Joe, pues a mi me da más miedo hasta de que Halloween, las gallinas ensangrentadas, con malísima cara, que parecen que tienen la gripe aviar.

– Jajajaja, esta Conchi como siempre, bueno chicos os dejo que tengo que ir a recoger a los niños.

Y así año tras año, cada uno ve lo que quiere ver, uno mirando por la felicidad de sus hijos, inmersos en una economía del consumismo desorbitada, para cualquier fiesta del año, no es solo esta, sino el Black Friday; San Valentín, “los Reyes & Papa Noel”, y un largo etc que no hay forma de parar.

Si echamos la vista atrás, puede ser simplemente que nos den miedo los cambios, vivimos en una zona de confort, que lo tradicional es mejor a lo novedoso. Vivimos en una sociedad consumista y capitalista que si no tenemos control, acabaremos o arruinados u obsoletos que para muchos esto segundo es lo peor, contra la que poco se puede hacer. No estamos luchando por una fiesta, que para muchos estaba casi acabada y obsoleta, o recordar a los que ya no están en modo de ritual con sus flores visitando ese lugar tan siniestro como puede ser el cementerio, frente a disfrutar con mis hijos de un día fantástico donde verlos sonreír y a través de ellos recordar a los que ya no están sin dejar de pensar ni un solo día en ellos sin ningún tipo de ritual de flores, rezos ni nada.

Yo, con ella con mi conciencia, y mi taza de café. Creo que cada uno es como es y sus circunstancias, no hay ni debe hacerse una fiesta u otra, cada uno es dueño de su vida y hace y cree que es lo mejor para él y para los suyos.

Para mí, estas dos fiestas, no son más que el desarrollo de miles de personas que van y vienen y hacen lo que quieren, siempre que no ofendan, no molesten y no usurpen las ideologías y deseos de los demás y las respeten.

Sobre el autor

Raúl López de Palacio

- Son relatos cortos, opiniones o experiencias vividas desde la humilde opinión de quien les escribe. No deseo debatir, criticar, tener la razón. Me basta con compartir sentimientos e intentar a la vez sensibilizar al lector.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>