Publicado el: mié, 28 Nov, 2018
Opinión

Aves migratorias

Las cigüeñas comunes son el claro ejemplo de cambio en las costumbres migratorias.

Llegó un otoño más, y con él, vuelve el fenómeno migratorio entre las aves europeas que todos conocemos, y nuestra provincia, una vez más, se convierte en lugar de paso, o de invernada para muchas especies norteñas, por otro lado, nuestros pájaros  también emigran para sus cuarteles africanos; aunque en este último aspecto, conviene destacar el cambio de actitudes y costumbres que muchas especies ibéricas están tomando al respecto, o bien, adquiriendo un hábito sedentario en el que el ave en cuestión permanece también aquí en los meses fríos, o bien empezando a amoldarse a la presencia humana, y viviendo a costa de éste y sus residuos. Con respecto a esto, ambos casos suelen estar interrelacionados, y raramente se excluyen una posibilidad de la otra. Es el famoso caso, incluso para los profanos en la materia, de nuestras cigüeñas blancas, que tan inservible y anticuado han hecho aquel famoso refrán que decía Por San Blas (2 de febrero), la cigüeña verás, por el simple hecho, de que estas bellas zancudas permanecen todo el año entre nosotros, ya que si antes emigraban hacia el África subsahariana, ahora la población invernal, aumenta incluso, gracias a la aportación de sus congéneres centroeuropeas, que sí viajan hasta nuestras tierras como antaño.

Las distintas especies de gaviotas se han adaptado a la comida fácil proporcionada por los residuos humanos.

Ahora bien, ¿por qué se sucede estos cambios de costumbres en un periodo tan relativamente corto de unos treinta años o menos?, caben pensar en varias opciones, que una vez más, pueden relacionarse la una con la otra, ya que es muy difícil aislarlas entre sí. Como primer apartado, no por más conocido, menos importante, la cuestión del Cambio Climático, que en efecto influye en el movimiento migratorio de las distintas especies, por causa del Calentamiento Global o bien las sequías, cambios de corrientes marinas, o el movimiento de las borrascas y anticiclones entre otros motivos; como todos sabemos, son cada vez más las especies africanas de aves las que vienen a Europa como nuevas aves colonizadoras, debido sobre todo a las cada vez más persistentes sequías en el continente vecino. En cambio, muchas especies migratorias que antes recorrían grandes distancias, prefieren quedarse entre nosotros. Otro asunto, y tal vez el más claro para mí, es la facilidad del acceso al alimento, algo que no sucedía antes, cuando el impacto humano era menor que en el siglo XX; pues con la generalización del medio urbano, con un impacto que puede observarse incluso en el medio rural, muchas aves se han adaptado al medio antrópico, y han encontrado en los residuos urbanos unas fuentes de alimentación fácil que antes no existían. Un ejemplo claro de lo que me refiero es el de los vertederos, donde cigüeñas, gaviotas o córvidos, además de roedores, mustélidos, zorros, y otras clases de mamíferos han encontrado la gallina de los huevos de oro, donde hay comida de sobra, éxito asegurado y casi ningún riesgo para su integridad física a la hora de cazar. Otro caso, es el de los cormoranes, en este caso al revés que las cicónidas, pues es una especie que mayormente viene a invernar desde el norte europeo, y actualmente, ya se pueden observar algunos ejemplares que prefieren pasar el verano también en nuestras marismas. En este caso, la presencia de piscifactorías, así como de barcos de pesca aseguran un alimento seguro, que igual en sus países de origen no tienen.

No obstante, hay que decir, que aún hay una gran mayoría de especies, como la espátula, charrancitos, golondrinas y vencejos, entre otros, que siguen manteniendo sus costumbres ancestrales, y que aún siguen recorriendo miles de kilómetros cada año entre los dos grandes periodos migratorios otoñales y primaverales. Aún así, conviene ser vigilante con el asunto de los cambios en las costumbres migratorias de nuestras aves, ya no porque podamos evitar lo inevitable, pero sí para estudiar los motivos por los que sucede, ya que aunque no lo creamos, pueden afectarnos al propio ser humano como especie, como sucede con la extrema desertifización que se está produciendo en distintos países del África subsahariana y que en éste fenómeno en concreto, España y Andalucía en particular, se encuentran en primera línea. Finalizo, recomendando la observación del fenómeno migratorio que tan presente se hace en nuestra provincia, y que tantos espectáculos visuales nos ha dado. No todo en otoño va a ser caída de hojas, melancolía e imágenes bucólicas, en el gran sur europeo donde nos encontramos, la generosa naturaleza, da imágenes de vida en abundancia todos los días del año.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>