Publicado el: lun, 15 Oct, 2018
Opinión

¡¡’Ojú’ que levantazo!!

Foto. Yosoycuartetero.blogspot.

“Eah!, po’ ya se coló el levantito”. Me acordaba el otro día, de un tiempo que estuve trabajando en el freidor de uno de los cuarteteros de Cádiz. El freidor del “Bola” era un submundo donde yo fui bautizado como ‘Maikel’ (por que cortaba los chocos muy rápido) y el “Bola” decía…. Enga Maikel dale ahí, “pon pon pon”. Una muestra del arte y el ingenio, natural, sin forzarlo, que encierra el cuartetero.

Modalidad muy muy compleja, creo sin duda que la más difícil, hacer reír al público, con una retahíla rimada, y con un despliegue vocal muy exigente, ya que hacer llegar las voces a todo el teatro, requiere mucho volumen y claridad.

Dicho esto hay que decir, que la mitad de estos elementos, tiene un sirocaso en lo alto que no te vea. Hay que tener agallas para enfrentarse a un público simpaticote que en un momento dado te arruinaban una actuación. Grandes autores escribieron y escriben  para estos cuartetos. Por poner algún ejemplo: Agüillo, Juan Rivero, El Gómez, Agustín González… y un largo etc., de grandes, que se atreven  con esta modalidad.

Pero aquí está claro, que más allá de los repertorios, el grupo es el que tiene la responsabilidad de llevarlo adelante. Cuantas veces se ha improvisado una parte de la parodia, bien por los nervios, bien  porque estaba recién metida, o quizás porque no, por el maravilloso aroma de los camerinos a pirriaque, de bodegas provincianas, o a ciertas hierbas rebujadas con Winston del águila, que antes pululaban por el teatro.

La frialdad del concurso hoy en día, invita más a ingresar en San Rafael, antes que ir a cantar en un pase de cuartos.

Hay que ser consciente por lo tanto, que el cuarteto merece todo el apoyo del buen aficionado, que debe cuidarlo y mimarlo, para evitar que poco a poco caiga en el olvido, ya que muy poca gente se atreve a mantener con vida, lo que debe ser santo y seña del ingenio y la gracia innata del gaditano. La auténtica, la del ‘Peña’, el  ‘Masa’, el ‘Mellao’, los ‘Escapachini’, el ‘Wiki’, el ‘Bola’, y todas las nuevas generaciones que le siguen y luchan con fuerza, cada uno en su estilo y forma, porque los levantazos en el coco no se pierdan.

Sobre el autor

José María Palmero (Caleti)

- El circo de la vida, a mi me enseño, que las penas se olvidan con buen humor y que el tiempo que perdemos no es recuperable.

Mostrando 1 comentario
  1. Carmen María dice:

    Genial jose María! Gracias por tocar el tema de mi modalidad preferida! Siempre habria que darle su sitio porque es el rey en el carnaval.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>