Publicado el: mar, 15 May, 2018
Opinión

La Dama de la noche y el día

Foto: Cadizturismo.com

Es curioso, que una tierra como esta, a la cual se tacha de marginal, capital del paro, pobre educación, y demás tópicos, sobradamente conocidos, esté tan ligada a la música, arte, cultura, ciencias, marinos ilustres……. síntoma innegable de un pueblo avanzado y culto.

De todos es oído, que el carnaval de Cádiz tiene una fuerte ascendencia Genovesa; Pero, hay que remontarse a sus orígenes fenicios y romanos, para comprobar que esta atracción por la música, por la composición, la cultura, el ingenio, viene dada por la propia Gadir. Una ciudad, mencionada por el mismo Platón. Puerta, desde la que Aníbal partió para la conquista de Italia, puente de los dos mundos, romana, que el propio Julio cesar admiró…….

Fue heredando, y bebiendo de todas las culturas, legando a sus hijos, todo el saber, toda la cultura, toda la música encerrada en sus entrañas; el resto lo dio su orilla al mar, sus atardeceres eternos, su luz y el poder de sus vientos. El gaditano, logró la fórmula, para canalizarlo todo a través de la música. Sones africanos, americanos, italianos, flamencos; todo ello, unido a la cada vez más necesidad, de cantar a los vientos, sus penas y alegrías, su forma de lucha, su filosofía, de ver la vida en otro tempo.

Es como la noche al día, tan opuestos y tan cercanos a la vez. La que parece muerta, y resurge cual ave Fénix, la que atrae la música del océano a sus murallas, es la eterna que bebió de todas las grandes civilizaciones, que por ella pasaron, es el prodigio de convertir en  músico, a cualquier persona, es la fuente de la vida eterna.

Eres la noche al día de tus poetas, capaz de hacer reír, hacer llorar, reflexionar, enfadarse, amarte y odiarte al mismo tiempo, abandonarte y volver a ti. La que siempre tiene las puertas abiertas, para que nadie esté obligado a quedarse, pero hace que la mayoría vuelva. El islote sobre el mar, esperando a los que arribaron una vez a ti, el puerto de la que partieron para anhelar volver siempre.

La noche al día, de todos nosotros, que bailamos al ritmo que nos marcas, cual danza que corre por nuestros cuerpos, desde el principio al fin. Eres la cuna de tus poetas, la rosa de los vientos que clava en su alma el veneno, eternamente  hacia ti.

Sobre el autor

José María Palmero (Caleti)

- El circo de la vida, a mi me enseño, que las penas se olvidan con buen humor y que el tiempo que perdemos no es recuperable.

Mostrando 2 comentarios
  1. Carmen maria dice:

    Precioso Jose Maria! Es verdad que el ser distinta la hace unica a esta tierra. Es curioso….

  2. Alfredo dice:

    No sabemos en la bendita tierra que vivimos

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>