Publicado el: jue, 29 Mar, 2018
Opinión

Con sólo hacer el gesto de ir a buscarte el cosquilleo de todos los sentidos envuelve mi cuerpo. Qué gratificante sensación la de saber que siempre que corra en tu busca… estarás ahí para abrazarme.

A veces, te necesito en mis momentos felices; quiero que me mires y observes el brillo de mis ojos cuando el mundo me llena de alegrías, cuando éstas se decoran con las melodías que me regalas, con el sonido que, desde ese momento, será el que siempre me recuerde a ti, a lo que juntas vivimos… Otras, te añoro entre mis lágrimas y, en ellas, te busco para que les ayudes a salir. Basta pulsar un botón para que las letras con las que me acompañas desahoguen el dolor de lo que la vida no nos permite disfrutar, nos deja vacíos, nos nubla el corazón… Atrapas almas que sintieron lo que sentimos para convertir sus sentimientos en canciones; resuenas en la mente de los que necesitan formar parte de nuestras vidas, transformando en partituras sus idas y venidas…

Pero sea en lo bueno o en lo malo, en lo fácil o en aquello que requiere más empeño, tú siempre estás, sin prisas, sin condiciones, sin ningún motivo para dejarme marchar. Por eso, evocando los recuerdo que siempre olvido, puedo verte entre los pliegues de mi piel, recorriendo cada milímetro de la vida que tuve, tengo y tendré; haciéndome revivir, con la misma intensidad, todo aquello que, embaucada por las notas de tu ser, un día decidí dejar atrás.

Tú, la musa que me acompañó en las noches sin dormir, en los sueños incansables y las mañanas inolvidables; tú, siempre presente, aunque nadie te vea, atenta para sorprenderme, divertida para enamorarme, bohemia para inspirarme. Tú, el tesoro bajo llave donde guardo mis sabidos secretos, donde grit0 todos mis silencios; allí donde me pierdo para poder encontrarme y me encuentro para volver a perderme…

Tú, banda sonora de cada día, te cuelas en nuestro cuerpo para hacer bailar al mal son que decides marcar, sin pedir permiso, haciendo que caigamos embrujados ante tus encantos, que te soñemos antes de haberte escuchado, que tarareemos tus silencios antes de haberlos creado… Tú, que lo mismo amansas fieras, que eres capaz de mover al mundo entero, que existes antes de que existiésemos, que vives para que vivamos y que no morirás por mucho que desaparezcamos…

Tú, la música, la vida, toda nuestra vida…

Sobre el autor

Sonia Brúnar

- Escritora, maestra y loca soñadora. Con el firme objetivo de ser feliz a cada segundo y compartir con el mundo cada sonrisa, cada sueño y cada aprendizaje que el Universo nos permite experimentar.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>