Publicado el: Mie, 21 Mar, 2018
Opinión

Políticamente barroco

No seré yo quien se ponga a hablar sobre la música barroca, medieval, o de Iron Maiden. Mi perspectiva hacia la música, es meramente lúdica y aunque me encanta, mis conocimientos hacia ella son escasos y opino como mucho, sobre alguien que desafina en los castings de operación triunfo.Yo, me siento en el sofá de mi casa y hago como si fuese del jurado y me atrevo a valorar alguna que otra cosilla sobre quien a cantado peor o mejor, poco más.

Pues el caso, es que el pasado viernes, actuó en el teatro las cortes un músico de los tantos que tenemos en esta bendita tierra llamada San Fernando.La lista de personas que han pasado por esas tablas esinnumerable y de todos los colores, periodistas, guitarristas, actores, cantantes, músicos, deportistas, escultores, pintores, poetas, etc.… Un sinfín de personas que se han dejado la piel para llevar a la isla por toda Andalucía, España, el mundo y dejarla en lo más alto si cabe.Una de mis frases para definir a mi tierra, siempre que hablo con algún forastero es: “La Isla es la tierra con más artistas por metro cuadrado por habitante”.

Pues bien, este viernes como les decía, actuó Don Alberto Domínguez Gálvez, actuó con lo mejor que sabe hacer y a lo que se dedica profesionalmente que es la música, con el proyecto Sancta María, con su grupo Elcurarojo en un concierto homenaje a Vivaldi y que, con sus flautas, entre otros instrumentos como violas, violines, contrabajo, fagot, tiorba, etc.nos embelesó a todos, acompañado de un contratenor excelente que nos deleitó. Pues bien, como os he dicho antes sin ser yo un experto, pero con capacidad suficiente para opinar, detecté las siguientes sorpresas. La primera fue que para ser música barroca y ver el teatro con 3 cuartas partes de entrada, dice mucho sobre quién es este muchacho. Un muchacho, al que no quiero realzar y ponerlo por las nubes,ya que, seguro que no podría ser parcial, ya que me une un lazo más que especial, incluso me atrevería a decir que más que el de la amistad, porque siempre, ha sido como un hermano pequeño. No quisiera faltar el respeto a verdaderos críticos de arte, y empantanarme en la interpretación o ejecución de las piezas, ofender a personas del mundo de la música de los muchos que vi por allí; no quisiera faltar a otros artistas de mi tierra, a los que los quiero y aprecio y aún no he escrito sobre ellos, pero aprovecho desde aquí también para felicitarlos por lo que hacen, porque el arte hay que valorarlo y apostar por él ; y tampoco  quisiera ser irrespetuoso ni faltar a nadie y sí, políticamente correcto, por lo que me atrevo a decir lo siguiente:

A todas aquellas personas que no le gusta la música clásica o barroca, a todas aquellas personas que se perdieron esta obra, les recomiendo, que si tienen la oportunidad de verla próximamente, les aconsejo que no se la pierdan, que si quieren sentir como son transportados por la música que sale de esa flauta como si de un mago se tratara, vayan a verlo, si saben apreciar el arte, la cultura y la musicalidad, seguro que me lo agradecen. Porque Alberto, este muchacho del que les hablo, y no lo digo yo, si no que lo he leído. Está considerado como uno de los mejores flautistas del mundo en su disciplina y lo han dicho grandes personalidades del mundo. Pero él, con la nobleza, humildad, humanidad y sencillez que le caracteriza no lo pavonea a los 4 vientos, no lo quiere decir y no se lo cree para colmo, la mayor de la virtud para mi opinión de lo que yo considero que debe ser un artista.

Pues este señor, que actuó el viernes 16 en el teatro de las cortes, estuvo arropado de su familia, amigos, conocidos, amantes de la música y ciudadanos de San Fernando y cuando acabó la obra, lo esperamos algunos alumnos de UPACE con los que ellos tocaron una vez y quisieron ir a verlo y ahí, en ese momento, echándonos las fotos como la que encabeza este retal, caí en la cuenta. En esta ocasión no hubo representación de nuestro ayuntamiento, nadie, ningún concejal, ninguna invitación a otros artistas, nadie, ese palco que está reservado para el ayuntamiento y personalidades, estaba vacío, ya ni siquiera de algún familiar o amiguete de los que invitan cuando vienen otros artistas, ni de alguna representación de algún tipo, y se me quedó en la retina, me dolió, me fui triste. Ese es el detalle tan lindo que me guardé.

La flauta sonó, su melodía se elevó por los aires y no la pudo escuchar ningún representante de nuestro magnifico ayuntamiento. Si, ya sé que me van a decir, estarían ocupados, que le han dado la oportunidad de tocar en su ciudad, que estarían trabajando por y para La Isla, que estarían en otros eventos más importantes, en la manifestación de los pensionistas, si lo sé, pero allí, con uno de los mejores flautistas del mundo, de La Isla, en su tierra y por primera vez en el Real Teatro de las Cortes, Don Alberto Domínguez, no tubo a nadie, lo que me pareció algo políticamente incorrecto y políticamente barroco. Por favor, no vuelvan a caer en craso error. Abramos el abanico músico cultural.

Enlaces de interés de Alberto Domínguez Gálvez:

El isleño Alberto Domínguez Gálvez actuará con su grupo “Elcurarojo” en la ‘Semana de la Música 2017’

Alberto Domínguez, flautista de pico isleño: “hacer música de época implica recrear su contexto”

Programación del Real Teatro de Las Cortes, temporada Invierno/Primavera 2018

La ‘II Noche Solidaria Andaluza’ tendrá lugar el 20 de diciembre

 

‘Saurom’ vuelve a casa y por la puerta grande

Flauta de pico

Los protagonistas coronan el teatro en el Isla de León

Los Caballati dan el pelotazo con un pregón de altura ante la esperada actuación de ‘Los Cobardes’

Una Isla de notas musicales

Sobre el autor

Raúl López de Palacio

- Son relatos cortos, opiniones o experiencias vividas desde la humilde opinión de quien les escribe. No deseo debatir, criticar, tener la razón. Me basta con compartir sentimientos e intentar a la vez sensibilizar al lector.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>