Publicado el: dom, 18 Feb, 2018
Opinión

¿Dónde está el humor?

De un tiempo a esta parte veo, observo, respiro que las personas somos mas papistas que el papa, perdonen que generalice, pero es cada vez veo a más personas que nos la cogemos con un papel de fumar, somos intransigentes y con un nivel de tolerancia cero en cuanto al humor, fuera de lo normal. Debemos relajarnos un poco más, mirarnos en el espejo y reírnos de nuestros defectos. A mí, me cuesta creer cada vez más, que todo sea denunciable, amargo, insultante, no lo puedo entender.

Ya no podemos reírnos de casi nada, cuando siempre hubo chistes de gangosos, bizcos, mariquitas, gordos y negros, igual que los hay de guapos, abogados, políticos y payasos. El humor, acapara todo tipo de colores humor verde, humor negro, humor blanco y como aquél mítico programa, humor amarillo. El humor, relaja, despeja, vitaliza, una buena carcajada con un grupo de amigos en una situación inverosímil o en momento crucial, se recuerda para siempre, para toda la vida (seguro que a más de uno se le ha venido uno de eso momentos a la cabeza) esto hasta hace muy poco siempre era así, si utilizábamos por ejemplo un ¡qué cabronazo! y no hacía falta explicar que ese cabrón, era según el énfasis, el modo y el contextotenía otro significado al que se le da en la actualidad, con la consecuente denuncia. El tema de las redes sociales creo que ha sido determinante para tener todo tipo de humor a todas horas y a la mano en cualquier momento, mezclándose las culturas, los lugares y lo que en una zona del mundo es humor en otra es algo degenerante. Entiendo, por un lado, que haya personas que se ofendan o se sientan ofendidas por ciertos tipos de humor de mal gusto, pero de ahí a llegar a los últimos acontecimientos que estamos viendo, no me parece normal.

Debemos separar el insulto personal del humor, debemos separar la cultura del lugar y el modo coloquial de entender o decir las cosas, al lenguaje formal. Creo que vivir en un estado políticamente correcto 24 horas al día, 365 días al año, genera un cansancio fuera de lo común, debemos tener momentos de desenfado, no hacerlos una forma de vida tan poco, porque hay momentos en los que por necesidad hay que estar serios, atentos, responsables, pero con el ritmo de vida que llevamos, con lo difícil que es sacar el día a día adelante, gente que nos deja antes de tiempo, enfermedades, accidentes, estrés, ansiedad, en definitiva… la vida.  Debemos aprender a reírnos hasta de nosotros mismos a la vez que querernos. Creo que tomar cualquier otra dirección, es un error. Siempre y cuando, claro está estemos hablando de humor, algo tan relacionado con la felicidad.

Sobre el autor

Raúl López de Palacio

- Son relatos cortos, opiniones o experiencias vividas desde la humilde opinión de quien les escribe. No deseo debatir, criticar, tener la razón. Me basta con compartir sentimientos e intentar a la vez sensibilizar al lector.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>