Publicado el: sáb, 6 Ene, 2018
Opinión

Convivencia con los vecinos

Garza real y ánades, en el Guadalquivir, en pleno centro de Córdoba.

Es curioso el devenir de la historia global en lo que al medio ambiente se refiere. Como bien sabemos todos, tras los tiempos de Egipto y Mesopotamia, Europa y sus civilizaciones, toman, durante siglos, hasta el XIX, el testigo del desarrollo cultural en el mundo. Pues aunque hubiera otras culturas, igual o más avanzadas, o se encerraban en sí mismas, como era el caso de China, o se encontraban aisladas, como ocurrió con las mesoamericanas, por ejemplo. El carácter expansivo de nuestros países ha contribuido a fomentar nuestras costumbres y formas de vida a lo largo del globo, que es lo que nos ha diferenciado del resto. El modelo económico ha sido uno de ellos, y en muchas ocasiones, ha sido un enorme impacto en el medio que le rodea; el fenómeno de la industrialización, la sobrepoblación, o el desarrollo de la energía atómica, entre ellos, han supuesto una merma en los ecosistemas europeos y del mundo, incluso las llamadas energías verdes no se encuentran exentas de polémicas, pues también son una fuente de peligro para muchas especies, como ocurre con la energía eólica y las aves.

A diferencia de en otros continentes, en Europa los grandes predadores deben compartir espacios con los humanos.

Aún hoy día como sabemos, Europa es un continente superpoblado, con un marcado carácter industrial y financiero, además del que presenta el estilo de vida más urbano dentro de nuestro planeta. Sin embargo, paradójicamente, tras siglos de extinciones, talas, contaminación y demás; son nuestros países, aunque siendo pionero EEUU, los que toman conciencia de que hay que proteger al medio que nos rodea. España es de las primeras naciones que adopta medidas conservacionistas, declarando la Ley de Parques Nacionales, con Covadonga a la cabeza en 1.918.Ya anteriormente, la existencia de guardas al cuidado de los bosques aseguraba mínimamente, y bajo la mentalidad de la época, una cierta protección. Además en el XIX, bajo influencia anglosajona, en la población española se empieza a aceptar que hay que proteger al medio que nos rodea, gracias primero a las exploraciones de Chapman y Buck, y su posterior publicación de la España inexplorada, así como al científico español Juan de Vilanova, quien tomando como ejemplo Yellowstone, exploró Covadonga, y lo propuso como primer parque nacional. Posteriormente, llegarían más parques nacionales, naturales, reservas, parajes, regionales, paisajes protegidos, reservas de la biosfera, patrimonios mundiales, zonas Ramsar, Red Natura, Zepas y demás, así como las leyes de protección, algunas de las cuales son de quita y pon, como está ocurriendo, por desgracia, con el lobo ibérico, el cual ha perdido la protección de la que gozaba, porque había “sobrepoblación”.

Hay aves, que sin ser netamente urbanas, se han adaptado para vivir en medios antrópicos.

Todo esto ha supuesto que, curiosamente, en la mayoría de países del primer mundo, tendente a lo urbano, y con el peligro de la desruralización, que se recuperen terrenos de bosques perdidos, así como la vuelta de especies animales que hacían siglos que no se veían. Pero a diferencia de los países norteamericanos, o de Australia, el espacio europeo es bastante reducido, y tanto animales (a causa de su expansión, gracias a las medidas proteccionistas) como humanos, empiezan a coincidir en muchas zonas de los extrarradios de las ciudades y pueblos, cuando éstas no entran directamente en el medio urbano. En muchas ocasiones, como ocurre en Galicia, las masivas repoblaciones de eucaliptos están privando de medios de alimentación a los jabalíes, por ejemplo, quienes bajan a las ciudades a rebuscar en las basuras. En otros casos, es el ser humano quien, involuntariamente, facilita el alimento a los animales, como ocurre en los lugares oseros, loberos, o más cercanamente, con las cigüeñas y las gaviotas con la basura, o los cormoranes quienes “atracan” a las piscifactorías.  Pero está ocurriendo, que a la vez que la naturaleza atrae al turismo, las mismas especies animales se están volviendo cada vez más confiadas con la presencia de las personas. No sucede así, en lugares donde la caza como afición es popular, por ejemplo.

El turismo ecológico crece por día, como sucede con el avistamiento de especies.

Esto ha venido ocurriendo en nuestro parque natural, donde muchas especies, aunque manteniendo una cierta distancia, se muestran confiadas ante los senderistas y deportistas que recorren nuestros esteros. Pero no todo son bendiciones, primero ocurre que muchos turistas creen que los animales son de compañía, o unos peluches a los que acariciar, olvidando que aunque puedan ser nobles, no dejan de ser salvajes, y si se ven amenazados, no dudan en recurrir a la agresión, por puro instinto de supervivencia, por ejemplo, a las colonias de gaviotas hay que tenerles respeto; y en otros países, ya existe más de algún suceso, en el que algún fotógrafo quiere acercarse más de la cuenta a algún bisonte… En otros casos, es el medio de vida del propio ser humano el que se ve agredido, como ocurre con los pastores, los apicultores, o los dueños de las piscifactorías,quienes tienen que verse compensados por alguna pérdida, eso sí, estudiando los casos, para evitar los casos de fraude. Aquí la administración debe de ser rápida, sin excusa alguna. En cambio, son muchos los pueblos, sobre todo entre las generaciones más jóvenes, que ven como el turismo ecológico reporta mucho más beneficios de lo que nadie esperaba: la subida a una montaña, una formación geológica atractiva, el avistamiento de aves o de alguna especie, o la experiencia del bosque o el desierto, generan más PIB, así como vida y dinamismo que nunca, en muchas localidades que han estado viviendo de forma tradicional, y han sido solares de sol y moscas. Convivencia entre vecinos, entre muchas especies y el ser humano, en Europa, donde con un espacio reducido y una naturaleza en proceso de recuperación, deben aprender a convivir a los nuevos tiempos, y a nuevas costumbres, para unos, y para otros. Ojalá que así sea.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>