Publicado el: Lun, 20 Nov, 2017
Opinión

La reforma laboral, un invento maldito de Rajoy que nos ha hecho más pobres

Desde que entra en vigor la Reforma Laboral en 2012 se puede observar, ya con cierta perspectiva, cuáles han sido las consecuencias de sus medidas, obviamente nefastas para los intereses de los trabajadores. Ahora sí que se puede afirmar que esta reforma ha servido para favorecer el desempleo, puesto que se han incrementado el número de parados de larga duración y se ha reducido la población ocupada, entre otros motivos por la destrucción masiva del empleo, que obviamente se ha acelerado desde la entrada en vigor de esta maldita reforma, de hecho, con ella, se ha agudizado en todas las provincias, y muy especialmente en  Cádiz, que ha perdido vergonzantemente gran parte de su población ocupada, por lo que si antes estábamos mal, ahora estamos realmente peor.

Por otro lado, también hay que denunciar que el número de despidos se ha incrementado  muy notablemente según los registros de los juzgados de lo Social en toda España, que  experimentan una subida que alcanza el 36,6%.

A partir de 2012 la población asalariada comenzó a sufrir una reducción que no se ha detenido hasta la fecha. En paralelo, el abuso de los contratos temporales alcanza sus niveles máximos a partir de este año. De hecho, en los tres últimos años menos del 3,6% de los contratos registrados son indefinidos, según el mismo estudio de CCOO en el que me he basado. Las modalidades de contratación más precarias son las que están ganando espacio, brotando los minicontratos, de menos de siete días. El descenso de asalariados con contrato indefinido ha sido en la provincia de Cádiz superior al  18,7%, cifra que lamentablemente sigue aumentando.

La precariedad también se ha hecho presente en este panorama desolador, puesto que tener un trabajo no significa poder vivir dignamente, en muchos de los casos. Todos conocemos algún que otro ejemplo de algún trabajador que a pesar de estar en activo, tiene la necesidad de acudir a Cáritas para poder adquirir los alimentos que con su sueldo no se puede permitir. Esto es algo sin parangón en la historia moderna de nuestro país, una verdadera vergüenza para el gobierno que no ha sabido ni medir, ni controlar los efectos nocivos de esta reforma tan dañina.  El número de personas con muchas dificultades para llegar a fin de mes, según la encuesta de Condiciones de Vida, se amplia y pasa de suponer el 18,1% de la población al  26,1%, panorama aterrador. Y es que no sólo cae la población ocupada, sino también los sueldos. La retribución media anual de la población asalariada ha caído en torno a un 3,1% en el conjunto de España, y es algo que se representa irrecuperable.

Y no solo cabe analizar el aumento de la precariedad, sino que también ha aumentado lamentablemente la siniestralidad, puesto que el miedo a perder el trabajo por parte de los trabajadores y los recortes en seguridad laboral por parte de las empresas, para abaratar los costos, nos han llevado a un  aumento de los accidentes de trabajo.

La reforma laboral de Rajoy ha sido mala, lo he mantenido desde siempre, y para constatarse de ello solo hay que analizar las estadísticas, que para eso están.

Sobre el autor

Ignacio Bermejo

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>