Publicado el: Vie, 10 Nov, 2017
Opinión

Distancia

Distancia es lo que nos ha tocado vivir. Dicen que el amor en la lejanía no puede llenar de felicidad las noches y los días; que se cansa entre los kilómetros que nos separan, que no espera a un reloj que desconoce la hora en la que nuestros cuerpos se unirán. Pero aquí me tienes, evocándote con mis letras, recreándome en las frases que más tarde serán caricias en tu rostro, besos en tus ojos. Quién puede decir que esto no es amor, si tú eres la musa de mi inspiración y con ella yo acorto el espacio que nos separa a los dos.

Distancia que a veces me trae sorpresas… Me siento a pensarte y, tras un sollozo con sabor salado, no puedo más que perderme en cada parte de tu cuerpo que me mantiene enamorado. Tus ojos como dos estrellas que me iluminan desde el día que se cruzaron con los míos; aún me sorprende recordar cómo me lo dijeron todo sin tener que decirme nada, cómo supieron reconocerse sin más, sabiéndose amantes desde antes de ser amados… Quién se atreverá a negar que nuestras almas se conocen desde siempre, si basta ver la luz que regalamos al mundo en cada suspiro que nuestras pupilas derraman cada vez que se miran. Cómo podría olvidarme de lo que el tiempo intenta borrar, si en tu sonrisa está mi paz, los besos que me faltan por dar y las palabras que estoy deseando escuchar. Quién no muere por tus labios es porque no los ha rozado…

Distancia que podría ser un cúmulo interminable de celos, pero sólo teme el que no se siente seguro, el que no se quiere como debe, el que no sabe que la vida es como tiene ser. Y si nuestros corazones dejaran de amarse, sería seguro por amar a alguien mejor. Quién soy yo, en este caso, para negarte un amor mayor… En el sendero de la vida nuestro interior será el mismo, el de dos seres que se amaron hace siglos, se reencontraron para recordarse y se seguirán queriendo hasta volver a transformarse.

Distancia que nunca es eterna. Cada noche me acuesto entre tus brazos, sueño a tu lado con lo que está por llegar, con todos los secretos que aún me quedan por confesar, con esos días en los que a tu lado quiero madrugar. Mañanas que te traen al pensamiento con sólo estirar mis manos, acompañándome en las canciones del coche, en los saludos de la gente, en las sonrisas que me regala el día. Todo lo que tiene vida es una parte de ti y allí dónde miro encuentro mil razones para esperarte, para enviarte un mensaje, para escribirte mil cartas, para correr a tu pecho cuando vuelves de nuevo a casa.

Distancia es lo que nos ha tocado vivir, pero mientras sigas provocando en mí este constante latir, cuenta con que yo seguiré aquí, pues al verte olvido que te fuiste, al rozarte comprendo por qué te esperé y al mirarte recupero de nuevo toda mi fe…

Sobre el autor

Sonia Brúnar

- Escritora, maestra y loca soñadora. Con el firme objetivo de ser feliz a cada segundo y compartir con el mundo cada sonrisa, cada sueño y cada aprendizaje que el Universo nos permite experimentar.

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>