Publicado el: Dom, 2 Abr, 2017
Opinión

¿Tiene salud la carga de La Isla?

Virgen del amor, Ceuta.

En esta Semana Santa de 2017 serán dos cuadrillas de Cargadores de la Isla las que se fajen, cojan sus pañuelos, almohadas y cuerdas, y a pasos cortos y a las bandas, atraviesen el Puente Zuazo para llevar nuestra peculiar forma de carga a otros rincones.

La primera de ellas, la Asociación de cargadores “Los de Siempre”, creada hace un par de años, se ha comprometido con la chiclanera Hermandad de Ntra. Sra. de la Soledad y Santo Entierro de Cristo a portar el próximo Viernes Santo a su titular. Carga que asumen con gran ilusión y ganas. El Estilo Isleño de Carga regresa a la localidad vecina después de varios años sin que la almohada se amarrara bajo sus pasos, pues debemos recordar que la cuadrilla tradicional de Pedro Sánchez Cantos el Sordo y José Rufino acudieron varias noches del Jueves Santo a sacar el Nazareno de Chiclana, allá por la década de 1970 y hasta 1982 que dejaron de hacerlo.

Otra cuadrilla, esta vez formada por miembros de las de hermanos de Columna, Gran Poder y Misericordia, volverán de nuevo a cruzar el estrecho y desembarcar en la Ciudad Autónoma de Ceuta para cargar el palio de la Virgen del Amor de la cofradía del Cristo de la Expiración en el Viernes Santo. Labor agradecida por los caballas y que vienen desarrollando desde el año 2013 con el capataz Francisco Martínez comandando a los cargadores. Me consta el cariño que le profesan a capataces y componentes de la cuadrilla y el excelente trato dispensado, pues no en vano la supervivencia de la estación penitencial de la Hermandad depende en gran medida del sudor derramado por estos cañaíllas.

Un estilo de carga con más de tres cuartos de siglo que gusta, no solo aquí en San Fernando sino también fuera de nuestras fronteras, a pesar de ser en muchos casos una gran desconocida, manteniendo contra viento y marea un estilo propio, orgullo de la Isla. Y quizás guste por eso, por ser diferente, por alejarse del monopolio del costal que inunda muchas ciudades y pueblos de la geografía andaluza. Y también porque hemos sabido mantener una tradición propia.

¿Tiene salud la carga de la Isla? A tenor de las informaciones de prensa, el estado de salud de la carga isleña actualmente debe ser excelente. Como queda demostrado con estas dos salidas, el número de cargadores de San Fernando no solo es suficiente para dar servicio a todas las cofradías de la Ciudad, sino que incluso exportamos a otros lugares nuestra carga, estilo y arte. Algo estaremos haciendo medianamente bien cuando se obtienen esos resultados, acciones que, a modo de termómetro, nos indican claramente que, hoy por hoy, la carga de la Isla goza de excelente salud.

Sobre el autor

Alberto Salas Sánchez

- Alberto Salas Sánchez, es autor de los libros Cargadores de la Isla, (Historia, tradición y anécdotas) y Anecdotario comentado de Semana Santa. Ha ejercido como cargador durante 26 años perteneciendo a las Cuadrillas de Nicolás Carrillo, Mater Amabilis y Jóvenes Cargadores Cofrades (JCC). En la actualidad es capataz de la JCC.

Mostrando 3 comentarios
  1. José Manuel Mainé dice:

    Buenas Alberto,
    buen artículo, te doy la enhorabuena por el análisis que haces y las observaciones con respecto a los cargadores que, llevados por el hermanamiento y compañerismo con otras hermandades, deciden portar pasos en otras ciudades.
    Sin embargo difiero con la resolución que haces sobre ell actual “estado de salud” de la carga Isleña. Desde mi punto de vista, respaldado por los años de carga que llevo vinculado con este mundo, te puedo decir que el el cargador de la Isla se encuentra enfermo, enfermo un cancer que le esta corriendo por su interior y cuando se desee poner cura el diagnóstico será tan negativo que lo único que se podrá hacer es llorar “todo tiempo pasado”.
    Cada vez son más los las personas con poder de decisión que “imponen” los andares de Sevilla o incluso Cádiz bajo el mensaje de “modernizar” este modo de carga. Y lo peor de todo, de ahí el cáncer que se esta esparciendo, escuchar a los jóvenes que lo rodean, que no saben lo que es una “marea en el cuello”, repetir esas mismas frases totalmente vacías de sentimiento y experiencia.
    Alberto, no me puedes negar como Hdades respetables cada vez más descarados abandonan las directrices del modo de carga de la Isla y ya sólo deambulan por las calles, cual trabajador de mudanzas, sin sentimiento y no corazón por que los mismos cargadores que están debajo de estos pasos no quieren ese estilo, cuando se empieza a imponer, o si lo quieren, lo que se equivocan es el lugar donde lo hacen.
    Alberto, estas líneas son únicamente unas reflexiones den enamorado de la carga de su ciudad, de sus “cortito y las bandas”, de sus “quieto y vámonos” que poco a poco esta viendo cambios que no entiende, ¿es tradición de la carga de la Isla que un capataz lleve la voz en una marcha?, ¿es tradciicon de la Isla que al dar la “levantar” los cargadores no caigan con el característico cambio de peso de izquierda a derecha?…
    Todo esto, en mi humilde opinión, indica que la salud de la carga isleña debe ser cuidada no denigrada frente a otras de fuera, que no son ni mejor ni peor, son eso, del puente Zuazo para fuera.
    Muchas gracias por tu aporte,
    Saludos,
    Mainé

  2. Alberto Salas dice:

    Cuando me refiero a la salud de la carga lo hago sobre la cantidad de cargadores y no sobre la calidad. Ese otro tema que como bien dices es muy complejo y del que se debe de hablar mucho. La manera de respetar el estilo Isleño de carga no es obligando sino que poco a poco se mentalice el cargador y los cofrades de que tenemos un estilo único y sin igual. Gracias por tu aportación

  3. @repaipon dice:

    ¿Cómo se puede llamar una asociación que lleva dos años de vida “Los de siempre”?
    La carga Isleña, como todas, debe evolucionar. Y aun así no debe imponerse a ninguna hermandad. No veo lógico ni siquiera veo bonito que “hermandades de negro” vayan meciendo unos tronos de forma exagerada. Para mi eso se debe dejar para las hermandades de Gloria y/o Borriquita. El resto de hermandades en sus pasos de misterio no llevan una imagen que simbolice alegría y los palios son “dolorosas” así tampoco pega un “pa´ti pa´mi de pitiminí”. Lo que si veo en las cuadrillas de dicen abanderar la “tradicional carga Isleña” es un afán de protagonismo por intentar demostrar quién es mas auténtico, olvidándose desde un principio que lo importante es lo que se está portando y lo que representa lo portado. Hay quien le da igual este tema y portarían al Xto de la Sangre tirándolo a las banditas o Mater Amabilis con marchas alegres. Tampoco veo normal que una cuadrilla entera, Nazareno, se salga en la recogida para hacerse una foto delante de los pasos que portan. Eso se llama afán de protagonismo y eso a mi entender se llama soberbia, que amén de ser pecado capital, desde luego no es de cumplir con la que para mi debe ser la principal máxima de un cargador, que no es otra que la de “Ser personas buenas”.
    Tradición si, pero catetadas no!

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>