Publicado el: Mar, 15 Mar, 2016
Actualidad

Un año de ‘Buena Esperanza’

Últimos retoques a la imagen.

Últimos retoques a la imagen.

El escultor sevillano Miguel Ángel Domínguez Caballero analiza el impacto de su primera obra religiosa para La Isla, la Virgen encinta de la Parroquia de San Marcos. La talla cumple el primer aniversario desde su bendición.

Aunque no fue el destinatario original del encargo, Miguel Ángel Domínguez -autor de la Virgen de la Buena Esperanza de la Parroquia de San Marcos- no dudó en ponerse manos a la obra cuando la propuesta de otro escultor no cuajó entre la feligresía. “Recibí un rotundo sí”, recuerda sobre la reacción de los devotos al rostro modelado hace poco más de un año por este joven escultor sevillano que apuntaba maneras a pesar de no contar aun con obras en La Isla.

“Me adapté a lo que buscaban”, explica en cuanto a la iconografía de la nueva imagen. Querían una Virgen embarazada, similar a la que se venera en santuario de Onda (Castellón), pero otorgando suficiente libertad creativa al artista para que éste realizara “sin influencias ni modelos, un semblante joven, reconfortado en sí mismo”. Así describe el autor a su primera gran obra para San Fernando, “una imagen muy clásica, con reminiscencias del arte griego. Las telas se adhieren a la piel delatando la anatomía, dando lugar a una pose muy naturalista donde María muestra un contraposto acusado por el peso del embarazo”.

Su realización en madera, sin embargo, excedía el presupuesto, así que tras descartar la resina por ser un elemento poco noble y teniendo en cuenta que no procesionaría, se optó, finalmente, por hacerla en barro cocido. “Es el material ideal, bien considerado desde hace siglos por no dar pie a alteraciones ante posibles cambios de temperatura”, explica Miguel Ángel.

Acostumbrados los isleños -y habitantes de toda la mitad sur peninsular- a venerar imágenes de candelero heredadas de la moda barroca, tuvo claro desde el principio que estaba ante un encargo diferente. “Aunque compartida, la idea de una talla completa no fue mía: puse mis manos al servicio de los feligreses”. Y el resultado no decepcionó en absoluto. “El recibimiento fue mágico, porque al presentarla sentí el cariño que muchos le profesaban antes, incluso, de haberla visto. Había gente esperando a las puertas del templo y no dejaron de echarle piropos a la Virgen ni de elogiarme a mí como escultor”, rememora.

De hecho, durante los meses anteriores a la bendición ya llegaban mujeres a la iglesia para pedir por la salud de sus embarazos, así como otras que deseaban quedarse en estado. Una constante durante este primer año de devoción pública que se suma a las felicitaciones de los devotos, en parte por eso, confiesa, “es hasta ahora la obra de la que me siento más orgulloso, la que me otorgó la ‘alternativa'”.

Miguel Ángel es artista de profesión, pero sobre todo de vocación. Licenciado en Bellas Artes por la especialidad de Escultura, declara que le apasiona “esculpir la madera, modelar el barro y fundir en bronce”, así como “experimentar con todos estos materiales y sus diferentes técnicas”. Ha realizado algunas obras y participado en exposiciones individuales y colectivas. No obstante, considera, “aún estoy empezando y me queda mucho que aprender a pesar de mi formación”. Ha crecido artísticamente junto a maestros de la talla de Juan Manuel Miñarro -autor del grupo escultórico de La Borriquita de San Fernando-, Blanco Ramos o Álvarez Duarte. Éste último, responsable de algunas de las tallas marianas más veneradas en La Isla, colaboró con Miguel Ángel en la policromía de la imagen. “La fabricamos juntos en su estudio de Ginés, en Sevilla, y puedo decir que es mi gran referencia artística además de una persona excepcional”.

Afirma estar enamorado de La Isla, “donde la Semana Santa se siente de verdad”, por eso, “me encantaría realizar una imagen procesonal, algún día, en la que plasmar todo el cariño que recibo de sus habitantes”. Teniendo en cuenta el auge cofrade que se respira actualmente en la ciudad gracias a jóvenes corporaciones como Resurrección, Tres Caídas, o el popular ‘Cristo de la Almadraba’, seguro que oportunidades no le faltarán.

Sobre el autor

Alejandro Díaz Pinto
Mostrando 1 comentario
  1. Aurora dice:

    ¡¡La imagen de la Virgen Encinta es preciosa, la quieren mucho en la parroquia de San Marcos!!!Os ánimo a visitarla!!

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>