Publicado el: mié, 4 Feb, 2015
Opinión

La Calle Real en 16 capítulos; capítulo (VIII)

Callejón de la Virgen de la Soledad.

Callejón de la Virgen de la Soledad.

…Y después de este paréntesis, seguir enumerando los inoportunos desaciertos cometidos entre la esquina que va desde el Callejón de la Virgen de la Soledad (al otro lado de la Iglesia) hasta la esquina de la calle San Nicolás (anteriormente rotulada con el nombre de José Antonio Primo de Rivera), donde existía una sucesión de casas individuales y armónicas con el entorno. Donde se encontraba  la antigua Oficina de Correos, la casa del Doctor Pecci, la del Doctor Campos de planta baja y alta (que resiste) entre el edificio de Telefónica que se construyó en  el sitio de Correos y  el Cine Almirante, (que fue la delicia de la chiquillería y de la juventud isleña por su sección de Cine Infantil y del que se dice ser hoy un ‘edificio emblemático’ convertido actualmente en el  Centro de Congresos y Exposiciones Cortes de la Real Isla de León, si bien dispone de dos salas extremas; una amplia con dos buenos accesos y otra pequeña e incómoda con las butacas pegadas a la pared y con un solo acceso lateral con el consiguiente riesgo en caso de alguna incidencia.  Sin embargo adolece de una sala intermedia, que hubiese sido lo deseable), apreciándose que la citada casa del Doctor Campos quedó emparedada de por medio y más baja de nivel en su altura con respecto a dichos Edificios.

Y colindante con el Cine, otro Edificio no muy agradable a la vista: alto y estrecho dedicado a Viviendas, una Peluquería muy conocida en su tiempo como la de Antonio Montado y ahora Jessica peluquería unisex, una Heladería y al mismo tiempo Yogurtería llamada La Mucca, instalada  recientemente en lo que fue una tienda de tejidos sucursal de la del Carmen, seguido de un Edificio más bien antiestético y sin ningún estilo aparente, donde sin embargo estuvo en su lugar una espléndida Cafetería de planta baja y alta denominada Capri, que hizo las delicias  de los ciudadanos de aquella época, que más tarde se convirtió en el Banco de Vizcaya.

Y por último en la oficina del Ocaso como hoy la conocemos. Y a continuación y hasta la esquina de la calle San Nicolás, el magnífico edificio del Doctor Girón, uno de los pocos que ha conservado su fachada, a pesar de instalarse en su planta baja: primero Muebles Conde, después el Banco de Catalunya y ahora un Chino de nombre K.O., como el instalado en el que fue Banco de Andalucía. En resumen: ¿Cuántos contrastes?

El cine Pucherito en el antiguo Edificio del Frente de Juventudes (Pza. de la Iglesia).

El cine Pucherito en el antiguo Edificio del Frente de Juventudes (Pza. de la Iglesia).

Y siguiendo con ellos y con la descripción de la Plaza de la Iglesia en el mismo punto donde se quedó, mencionar el Edificio de ladrillos vistos de color blanco en el que estuvo la Autoescuela San Cristóbal, transformada en Autoescuela Central, que pese a los años que hace de su cierre, todavía conserva su avanzado anuncio, que sale ostensiblemente de su fachada. Edificio éste, que rompe cualquier vestigio o armonía con el entorno de la Plaza y al lado, el pequeño Bar conocido como el Rincón de Javi ahora Cucute tu Tapería. Bar que en este caso concreto, está junto al espléndido edificio que fue de la familia de Manuel García de Lomas, aunque cercenado por la instalación en su planta baja de la Caixa. Edificio que igualmente queda como un bocadillo emparedado entre los citados edificios anteriores (el de ladrillo vistos y el edificio del Hotel Salymar, hoy AC) otra construcción desafortunada en cuyo lugar estuvo el cine Pucherito, que  exponía sus cortometrajes y algunas películas en el mismo salón de juegos recreativos y de mesas del Frente de Juventudes allí instalado, donde la mayoría de la juventud isleña de entonces aprendía a jugar y a divertirse). Hotel que tampoco se corresponde con el resto de las construcciones ni las Viviendas aledañas de otros estilos como El Monte y Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Huelva, luego Caja Sol, después Banca Cívica y ahora Caixabank, que se trasladó  posteriormente a lo que fue la Caja de Ahorros de San Fernando, cuyo local ahora se ha convertido en un Chino denominado Enzzo.

Todo lo descrito instalado en la planta baja  del edificio de Viviendas de un estilo confuso en dos parte pretendiendo similar unas almenas que no posee. Y a su lado ya en la misma esquina de la Plaza de la Iglesia con la calle Rosario (antes Calvo Sotelo) La Caja Rural del Sur y encima de la misma  la casa o vivienda  y clínica a la vez nº 36 del Doctor González Cabrerizo (cuya clínica se trasladó a la calle Vidal hoy González Hontoria y para los isleños, la calle de los arbolitos). Curiosamente la Caja Rural ocupa parte de lo que fue precisamente el comercio de tejidos de la familia del propio Doctor  González Cabrerizo. O sea desde el Edificio de ladrillos vistos hasta el Edificio último del citado Doctor hay -cinco estilos- distintos y continuados.

Y en la otra esquina con la calle General García de la Herrán y Rosario, el Bar Correo, La Imprenta La Voz, El Estanco Central o la Tercena (antes la Ferretería de Jiménez), la corresponsalía del Banco Español de Crédito (Banesto) regenteada por Manuel García Gutiérrez que fue hermano Mayor del Nazareno, el Registro de la Propiedad y Confecciones y Tejidos Martínez. Y todos, excepto el Registro de la Propiedad han desaparecidos y en sus lugares respectivos se instalaron: Caña y Adobo (cerrada) y recientemente se ha instalado otro Chino denominado Enzzo como el anterior ya descrito, Joyería Serván, La Inmobiliaria de la Plaza de la Iglesia, Bar El Real de Vélez, La Caja de Ahorros San Fernando, después Caja Sol, más tarde Banca Cívica y ahora Caixabank, La Mallorquina (que junto a la Venta de Vargas, constituye una de las señas de identidad más conocidas afueras de nuestras fronteras). Pegada a la citada Pastelería la Casa de planta alta y baja donde vivieron los Valeros, primitivos dueños de la mallorquina, cuya planta baja hoy está incorporada al negocio y la alta deshabitada y que en tiempo fue Casa, Vivienda y Clínica dental del Doctor Salvador Mora. Y al lado  el pequeño pero célebre y concurrido Bar Isabela por su conocido y excelente Barman Rafael, que preparaba los más diversos y deliciosos cocteles (en su lugar estuvo hasta hace poco el Banco de Andalucía y ahora un Chino de nombre K.O., igual al mencionado debajo de la casa del Doctor Girón).

Y le seguía los reconocidos Hermanos Picó por sus ricos pasteles y helados, sobre todo los de turrón (hoy Caja de Madrid, cerrada). Y la cafetería Vista Alegre, que en su lugar para rematar el ciclo de tan variados estilos urbanísticos, se construyó el controvertido y monstruoso Edificio, que primero fue Banco Central y hoy Santander en la misma esquina de la calle General Serrano con  Real.

Placa de la Calle Cervantes.

Placa de la Calle Cervantes.

Al inicio de esta calle en el suelo hay colocada también otra placa metálica por igual motivo  que la citada en el capítulo anterior delante de la Iglesia, cuya cita esta vez corresponde a Juan Carlos I Rey de España entonces y dice lo siguiente: El bienestar de los ciudadanos dependerá cada vez más de su nivel de educación. Calle ésta de General Serrano principalísima que da acceso al Real Teatro de Las Cortes donde tuvo lugar el pronunciamiento de la Primera Constitución el 24 de Septiembre de 1810. Teatro que sufrió en su parte trasera la construcción de unas viviendas en perjuicio del espacio dedicado a camerinos y servicios. Y por la parte frontal de su lateral derecho cedió terreno de su amplio ambigú para la construcción del bloque que se construyó a su lado  en lo que fue el colegio Bravo. Después se dedicó a un bingo. Y luego llegó su recuperación y aunque su rehabilitación fue necesaria, su restauración  no responde en absoluto a la estampa que de él se tenía.

Y ya volviendo a la Calle Real seguir con la otra esquina de esta misma calle, donde se encontraba el Palacio de Cristal (hoy Bar Reverte), el Casino de Arte y Oficio (actual Bar de copas), el Hotel Roma, el Bar Madrid (hoy Caja Sur) la Farmacia que fue de Sarriá y ahora de Cuadrado, el Bar Nueva España (que fue Banesto y ahora recientemente un Bar de montaditos llamado Mercado Provenzal), la calle peatonal Cervantes, que haciendo honor a su nombre, nuestro Consistorio colocó dos placas en la parte alta de la fachada del edificio que alberga la oficina del partido político CxLI en la Calle Real esquina con la citada calle Cervantes: una en 1905 y otra a su lado en 2005 para conmemorar el 3º y 4º centenario de la Escritura del Quijote. Y en la otra esquina sigue la Administración de Lotería nº 2 y Apuestas del Estado  de la familia de los Sevillanos (que continúa), el Casino Artesano y el Casino Mercantil (desaparecidos y en sus lugares, existió una Confitería conocida como la de Eulaldo Fernández suegro del Doctor Girón,  y más recientemente unos comercios tales como Verónica de la Vega, Centro Óptico Fernández y De Javier, y entre estos establecimientos las casas nº 56, 58 y 60 de plantas altas de Rosalía Salas…Continuará…

Sobre el autor

José María Vieytes Beira

- Profesor, articulista y cofrade.

Mostrando 2 comentarios
  1. Manuel Carlos Ordás. dice:

    Le agradecería enormemente me informase de quién fue en lo antiguo la espléndida mansión que luego fue el Hotel Roma.
    Gracias y un saludo.

    • Tu nombre.. José María. dice:

      Mi querido amigo, ha sido la directora de este diario digital, Esther Gracia, quien me ha pasado la inquietud que Vd tiene de conocer el antiguo dueño del edificio que alberga el Hotel Roma, que paradoja de la vida, su propietario actual se trata de Francisco Fajardo Vieytes -primo mio- quien lo heredó de su padre, Antonio Fajardo, que a su vez se lo compró a la Familia de Emilio Salas, concretamente a Rosalia Salas, que era su antigua propietaria. Espero haberle complacido. Un cordial saludo

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>