Publicado el: jue, 6 Dic, 2012
Xdesactivadas

Trasplante de grasa:de la cirugía de los tejidos a la cirugía celular

El día 30 de Noviembre de éste año 2012 se ha celebrado en Madrid la reunión de la SETGRA, o lo que es lo mismo la Sociedad Española de Trasplante de grasa autóloga.
En él nos hemos reunido más de doscientos médicos que nos dedicamos a éste nuevo avance de la medicina que es la transferencia de grasa y células mesenquimales multipotenciales (mal llamadas células madre ) para tratar múltiples enfermedades y defectos estéticos.
El trasplante de grasa lleva realizandose en Cirugía Plástica desde hace más de 10 años con resultados consistentes, y ahora ya vamos siendo capaces de conseguir que la tasa de supervivencia del tejido trasplantado sea cercano al 80% frente al 20% de los primeros intentos.

El procedimiento en sí no es excesivamente complicado si lo comparamos con trasplantes de otros tejidos vivos como un riñón, un hígado o un corazón, ya que no vamos a tener que trasplantar el órgano, sino solo las células. Para ello, se realiza una liposucción a baja presión para evitar dañar las células de grasa y éstas se tratan mediante un proceso de centrifugación, ósmosis o decantación (según la técnica) para obtener la parte “seca de la grasa” ya que el suero, restos de sangre, etc que obtenemos con la lipoaspiración dificultan el prendimiento de la grasa como injerto y aumentan la inflamación en la zona inyectada.
Una vez obtenida ésta grasa de forma estéril, se pasa a jeringas más pequeñas y se inyectan como si de un material de relleno tipo Ácido Hyalurónico se tratara.
Hasta aquí, el proceso parece bien sencillo: chupo de aquí y relleno allá… pero no es tan simple.
Se ha descubierto, que hay zonas que no son buenas receptoras de grasa, y suelen coincidir con áreas del cuerpo donde previamente no había grasa, y que la grasa solo así inyectada, no sobrevivía todo lo que esperábamos, por lo que había que repetir una o dos veces más el proceso.
Se ha descubierto que la grasa del abdomen es especialmente rica en una clase de células que tienen la capacidad de multiplicarse y dividirse en nuevos tejidos y estabilizar los injertos de grasa trasplantados. Son las llamadas Stem Cell o lo que aquí se comenzó llamando Células Madre. Son células distintas a las de grasa madura y que se obtienen de la misma grasa aspirada en la liposucción mediante un tratamiento de centrifugado, posterior digestión de la grasa mediante una encima llamada colagenasa, nuevo centrifugado y aspirado de lo que se conoce como la FVE (Fracción Vascular Estromal). Esas células, añadidas al resto de grasa que vamos a transferir como injerto, consiguen mejorar la formación de vasos sanguíneos y disminuir la inflamación en las zonas trasplantadas mejorando así al supervivencia del injerto. Esta FVE se está aplicando directamente (y sin grasa) en el tratamiento de úlceras, heridas complicadas, rejuvenecimiento facial, etc. por su gran capacidad regenerativa. (En éste sentido sin embargo, la AEM ha advertido que en España no está permitido el tratamiento con células madre más que en los supuestos publicados por el Ministerio)
Ya sé que hasta aquí es todo un poco arduo, pero es interesante conocer el proceso para entender las aplicaciones posteriores.
¿En que hemos avanzado entonces y cuales son las aplicaciones del trasplante de grasa?
Se ha avanzado en el diagnóstico diferencial de complicaciones radiológicas, especialmente en el aumento de mama o la reconstrucción, ya que durante los últimos años en USA existía una prohibición de usar éstos injertos para aumentos de mama o rellenos parciales de la misma porque en la mamografía podía inducir a error confundiendo micocalcificaciones de la grasa no reabsorbida con cáncer. Debido a éstos estudios radiológicos mejorados ya no existe ésta prohibición.
Se presentaron casos de tratamiento con trasplante de grasa para malformaciones faciales, tanto congénitas como adquiridas (deformidades por esclerodermia, lupus, Parry-Romberg, asimetrias faciales por parálisis, etc), aumentos de mamas, reconstrucciones mamarias, rejuvenecimiento facial, tratamiento de heridas que provocan hundimientos o defectos de grasa en mienbros, malformaciones mamarias como mamas tuberosas, etc, etc.

En éste campo de la mama me gustaría detenerme especialmente, porque los casos que se han presentado son realmente buenos. Es cierto que no podemos obtener el mismo tamaño que con una prótesis de gel de silicona, pero en mujeres donde solo existe un poco de vacío en el polo superior, o están un poco caídas y desean aumentar una talla, el resultado es sorprendente. Pero donde la mejoría es más espectacular es en lo que ya venimos haciendo en mi consulta desde hace 3 años es la reconstrucción de mama con grasa própia. Ya sea con prótesis añadida o no, la calidad de los resultados ha mejorado ostensiblemente. Lo mejor de todo es que las complicaciones son mínimas, la técnica es segura, y el daño estético para la paciente comparado con otras técnicas de reconstrucción es mínimo.
También en el campo de la medicina estética los rellenos de grasa en la cara están permitiendo un rejuvenecimiento del tejido sin inyectar sustancias potencialmente nocivas, y los rellenos de pómulos, aumentos del contorno mandibular y mentón se están haciendo con éstas técnicas.
La medicina regenerativa y celular está comenzando a invadir el campo de la cirugía convencional, y estoy plenamente convencido de que el futuro es éste. Las terapias genéticas y el estudio del funcionamiento íntimo de las células nos dará las claves para curar enfermedades y tratar defectos sin intervenciones quirúrgicas ni adicción de materiales aloplásticos.

Miguel de la Cruz

Sobre el autor

Redacción

Deja tu opinión

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>